REFLEXIONES_

Confieso que este artículo está escrito desde la egolatría latinoamericana, ¿y cómo no? Voy a referirme al valor de los latinoamericanos que, tanto desde dentro de sus países como desde diversos lugares del mundo, contribuyen con sus obras a crear un mundo mejor.

Y es que mirando en retrospectiva el año 2018 (por tener una referencia temporal que no es excluyente de otros tiempos), no nos queda más que asombrarnos y enorgullecernos de cuánto se logra con el saber y la dedicación que tantos latinoamericanos imprimen a sus acciones.

En un variopinto y amplísimo abanico que puede abarcar desde expresiones culturales hasta la ciencia espacial, los latinoamericanos han sido capaces de extrapolar lo que su formación natal les ha brindado, adaptándolo en diáspora en multitud de casos, hacia el resto del mundo.

Podemos, por ejemplo, pasearnos por el área cultural, amplia en su diversidad, y señalar al grupo musical argentino King África, cuyo vocalista ha pasado a ser miembro honorífico de Fundación Gala y Fundación mundo Ciudad, al haber sido galardonado por sus 25 años de trayectoria musical con el premio Latino de Oro 2018 

Por otro parte, Oscar Alberto Acosta Ramos, venezolano, ganó el Certamen Internacional de Relatos Fray Tomás de Berlanga 2018 otorgado por la Fundación Científica Caja Rural de Soria

Igualmente destacables los premios Rosa Latina 2018 otorgados al grupo musical Tequila (conformado por músicos argentinos y españoles) por contribuir decisivamente al desarrollo cultural en España, así como al escritor Boris Izaguirre, venezolano, en mención especial “Pedro Zerolo” a la Trayectoria, como referente social de la comunidad latina en España.

Y si hablamos de arquitectura, imagínense que la escuela brasileña Children Village (Ciudad de los Niños) ganó el Premio Riba al Premio Internacional 2018 Metaculus al mejor edificio nuevo del mundo, un complejo escolar edificado en el borde de la selva tropical al norte de Brasil.

El área tecnológica no se escapa de los logros latinoamericanos, encontramos en Ecuador el Proyecto Galápagos Verde 2050 ganador de los Premios Latinoamérica Verde, categoría Agua, por la utilización de tres tecnologías de ahorro de agua para ejecutar acciones de restauración ecológica y prácticas agrícolas sostenibles en el área de Galápagos.

También, Google en la Sexta Versión de los Latin American Researh Awards premió a las 26 investigaciones científicas latinoamericanas que están cambiando la región: 17 proyectos de Brasil, 5 de Colombia, 2 de Argentina, 1 de México y 1 de Perú.

También la economía nos trae buenas noticias, en la Lista de los 100 Economistas más Influyentes del Mundo, publicada por Richtopia, contamos con los dos economistas latinos más influyentes del mundo: el venezolano Ricardo Hausmann y el mexicano Adán Moctezuma.

En el ámbito social (como se señala en el artículo “El Poder de la Palabra, la Intención y la Atención” de Mirian Gutiérrez, en nomadasconraices.com), quizá lo más notorio del año, ha sido la noticia proveniente del Suncoast Regional Emmy 2018 donde se han premiado 2 documentales cuyos protagonistas son venezolanos complementados por equipos latinoamericanos: el Poder de un Post y Más Allá de mis Manos. En el poder de un post, Marco Pérez demuestra la inmensa solidaridad latinoamericana, y sobre todo la venezolana que es infinita, poniendo las redes a trabajar para mejorar la vida de muchas personas que se encuentran en necesidad. Mientras que Franklin Mejías Castellano, basado en su libro que escribió después de ser amputado de sus cuatro miembros, nos muestra en su documental una lección del espíritu de lucha del ser humano, capaz de superar cualquier obstáculo.

Y ¡no se nos escapa la gastronomía! ¿Cuál venezolano (o extranjero que haya estado en Venezuela) no tiene grabado en su memoria el sabor particular, el punto de sal, la textura fibrosa y la leche que gotea de nuestro Queso Telita? ¡Sólo de describirlo se me hace la boca agua y se me revuelven los recuerdos con la nostalgia! Pero lo verdaderamente importante es que, ese queso que pudiera ser un tanto insignificante ante la presencia de más de 2000 quesos de distintas categorías, ha sido galardonado con medalla de plata en los NZ Champions of Cheese Awards 2018 (Nueva Zelanda), presentado por el venezolano Dietrich Truchsess (mejor conocido como Doctor Queso).

La educación también está marcada por latinos, de ellos mencionaremos al ingeniero eléctrico Rafael Reif, venezolano que dirige la universidad tecnológica más importante del mundo: Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT), siendo el promotor de dos plataformas de cursos en línea con las cuales se le ofrece a estudiantes de todo el mundo oportunidades que no siempre están disponibles debido a las condiciones económicas de dichos estudiantes.

En un marco multidisciplinar, la BBC conjuga en su Lista de las 100 Mujeres más Inspiradoras e Influyentes del Mundo, un grupo de mujeres de 60 países y muy diferentes ámbitos. Entre ellas se encuentran 12 mujeres latinoamericanas y, en ese grupo, dos venezolanas: María Corina Machado y Valentina Quintero, ambas distinguidas por la lucha en el rescate de Venezuela, tanto desde acción política como desde la defensa de los recursos naturales del país.

Maria-Corina-Machado

Recuperado de http://www.ventevenezuela.org

Valentina-Quintero

Recuperado de https://gossipvzla.com

Y no encontré mejor manera de culminar estas hazañas que mencionando a Evelyn Miralles, venezolana, ingeniera informática, ¿Y saben dónde trabaja?… ¡Pionera en la realidad virtual en satélites en la NASA!, nada más y nada menos. Desarrolla su trabajo en el Laboratorio de Realidad Virtual del Centro Espacial Johnson como ingeniera principal y estratega de tecnología, utilizando su trabajo para entrenar a los astronautas en la actividad extra vehicular.

Ante tal despliegue de talento, como está expuesto aquí, ¿Qué podemos preguntarnos? En primer lugar, se me ocurre plantearnos qué podemos hacer cuando emigramos, y la respuesta evidente es tomar nuestras herramientas y hacer de ellas un vehículo hacia el futuro donde quiera que estemos; luego me planteo cómo es posible alcanzar tales logros, y no hay más respuesta que el valor intrínseco que tenemos los latinos, quizá como un reto, a partir de haber sido históricamente considerados tercermundistas; y finalmente, haciendo de pitonisa, si pienso qué será de nosotros en 2019: nómadas con raíces que crecen y se adentran en tierras lejanas para dejar en ellas el fruto de nuestra propia tierra.