El 20 de abril el Sol hizo su ingreso en el signo de Tauro, para entender un poco y que algunos no se sientan confundidos porque se creían Aries y son Tauro, o al revés, no todos los años el sol ingresa el 20 de abril al signo de Tauro, puede variar de año en año, puede ingresar el día 20, 21 o 22 de abril, por eso es tan importante la hora de tu nacimiento para, con exactitud, saber tu signo solar y ascendente o hacer cualquier estudio importante como revoluciones solares, sinastrias , etc.

Aclarado esto vamos al lío, este año comenzó un evento muy particular en el signo de Tauro, hablo de la llegada del planeta Urano, esto quiere decir que estás viviendo cosas extraordinarias, muy particulares y nunca vividas en el área de tu carta astral que está dominada por el signo Tauro. Te explico un poco de qué manera, cuando se manifiestan eventos en el cosmos, hay aspectos generales y aspectos particulares que se activan, ya que los signos se dividen en dos casas astrales en una carta astral la mayoría de las veces, es decir, entre dos áreas de tu vida, por ello es tan importante saber donde exactamente ocurren los eventos cósmicos en tu carta astral. Los aspectos generales apuntan a los nacidos bajo un signo solar “X”, en este caso estamos hablando de los Tauro de sol o ascendente, y los aspectos o eventos particulares se observan en un área de tu vida exacta: si prestas atención a qué está ocurriendo en ella lo sabrás, sin embargo, yo te invito a consultar tu carta astral como un modelo y herramienta para fluir con cualquier energía en tu vida.

Hablemos de Tauro_

El universo está preparando la tierra para efectuar cambios importantes, tanto es así que ya estamos sintiéndolo en carne propia con los cambios climáticos y de temperaturas. El signo Tauro tiene sus maravillas y su trabajo que hacer, una de sus maravillas es regalarnos lo concreto, el sembrar literalmente, para tener la seguridad de alimentarnos: aprovechar de manera eficiente nuestros recursos y seguir patrones que nos aseguran resultados, ¡hacernos sentir el placer de la seguridad! Pero…con Urano allí todo cambiará y el trabajo que tendremos que aprender es aceptar los cambios sorpresas si o si, algo que tauro no lo lleva muy bien, será así como el clima, hoy llueve, pero mañana no sabemos si nos sorprende el sol; el universo nos está preparando para los cambios y comienza de una manera muy inteligente con algo que no podemos controlar: el clima.

El encuentro Tauro-Urano es para mí como el movimiento migratorio: es aprender que en la inestabilidad podemos sentirnos seguros si confiamos en nosotros mismos y en nuestro valor. Migrar es revelarse contra todo y ser radical, es un movimiento que transforma de fondo y de forma la estabilidad emocional para luego juntarnos por una causa común sólida y concreta, así como sucede respecto a Escorpio y Tauro que son opuestos, pero sus energías se compenetran para evolucionar.

Nuestro proceso transpersonal es tomar conciencia real: que nacemos y morimos sin apegos y sin control.