Esta nueva normalidad y  manera de llevar la cotidianidad, está poniendo sobre la mesa algunos temas que hasta ahora permanecían dormidos y que podíamos dejar pasar mucho tiempo sin ocuparnos de ellos. Entre esos temas están el autoconocimiento, la reinvención, y la comunicación.

Hoy te traigo cinco mitos acerca de hablar en público o ante una cámara y lo que te sugiero considerar para animarte a deshacer el mito y a ocuparte de esa habilidad.

MITO 1

Hablar con seguridad y carisma es solo para conferencistas; yo no lo necesito. 

CONSIDERA que, expresar lo que sientes, piensas y quieres, es útil en todas nuestras relaciones personales y profesionales. En muchas ocasiones creamos situaciones indeseadas por no expresarnos o no hacerlo correctamente.

MITO 2

Hablar con seguridad ante una pantalla, no lo necesito, no trabajo en la tele. 

CONSIDERA: Hoy en día, un curriculum vitae, es un video tuyo, exponiendo quién eres, qué haces, y cuál es tu trayectoria y objetivo profesional. Muchas reuniones profesionales, o de servicios personales como las formaciones y las consultas médicas, se hacen a través de una pantalla, en vivo o un video. Si quieres visibilidad y autoridad en redes sociales en tu tema de experticia, el video es una herramienta poderosa. 

Y a más del 90% del común de la gente le pasa que en cuanto ven el círculo rojo de grabación, tartamudean, se bloquean o se les tropiezan las ideas y no pueden transmitir ese mensaje, que segundos antes, estaba muy claro en su mente

MITO 3

Hablar con seguridad es imposible para mí, porque me consumen los nervios y no quiero ni me conviene mostrar mi vulnerabilidad. Si me equivoco o algo falla en medio de una exposición, las críticas me destrozarán.

CONSIDERA: Cuando pasa algo imprevisto como un error al pronunciar, un fallo técnico en el audio o las diapositivas, o la conexión de internet (en caso de que sea una videollamada), puede decirse con naturalidad, aceptando lo que está pasando y ocupándote de ello. 

Así tendrás mejor conexión emocional con el público. Por ejemplo, si olvidaste algún dato, puedes decir: “He olvidado este dato, espero no olvidar quien soy, porque no sabré qué hago aquí” O algo por el estilo. 

Las soluciones (salidas o respuestas) con humor, o las expresiones sinceras, de estar nervioso(a) es una forma estupenda de conectar humanamente con el público, y esto es clave para transmitir efectivamente tu mensaje y hacerte inolvidable.

MITO 4 

Hablar con seguridad ante el público es solo para extrovertidos. 

CONSIDERA: No te imaginas la cantidad de conferencistas y cantantes que son introvertidos, que no disfrutan de forma innata; eso de pararse y expresarse delante de miles de personas. Bill Gates, el cantante Ricardo Montaner, Lady Gaga, lo han declarado así. 

Sin embargo han entrenado para hacerlo y lo hacen con éxito. Nada impide que tú también puedas hacerlo con formación y dedicación. No tienes que expresar todo lo que eres y haces, ni hacerlo frecuentemente sino quieres o no lo amerita. Se trata de que sí corresponde hacerlo, lo hagas sin niveles altos de estrés, ni estados de parálisis.

MITO 5

Hablar con seguridad es algo que puedo delegar. 

CONSIDERA: No siempre puedes delegar la expresión de lo que piensas, no se trata solamente de que en una reunión de vecinos o de representantes, le pidas a otro que hable por ti. 

La vida te pone ocasiones en que tú necesitas defender, argumentar, vender, explicar, preguntar algo y estás solo tú para hacerlo, o tú eres quien mejor puede hacerlo, porque nadie te conoce y conoce tu situación mejor que tú. Como por ejemplo en una entrevista de trabajo o en la defensa de un proyecto o idea para obtener un crédito bancario, o ante un agente de inmigración.

Te propongo que ensayes grabarte hablando de ti. Y regresa a comentarme tu experiencia. Espero tus opiniones acerca de este tema. Deshaz los mitos.
Emil Pacheco Sandrea, Coach Personal, te acompaña en el viaje a tu éxito, a hacer una inmersión en ti  y construir la mujer que quieres ser. Todo empieza por tí,. Lee sus artículos