¿Cómo alcanzar la felicidad… o andar con ella?

Si quieres llegar a ser feliz o mantenerte en ello, necesitas responder, ¿qué es la felicidad?. ¿Cómo alcanzar la felicidad?

Paradójicamente, pareciera que todos la buscamos, pero pocos pueden responder con seguridad y convicción qué es para ellos. Por lo tanto, el cómo alcanzar la felicidad, pasa a ser una vaga idea en vez de un objetivo en el que enfocarse. 

Ser feliz es…

  • Unos dicen que es nuestro derecho
  • Otros dicen que es nuestro único deber
  • Merecimiento
  • Que es nuestra misión de vida
  • Que es un imposible que buscamos constantemente, pero solo alcanzaremos por instantes
  • Pero muchos, o muchísimos, dudan al responder qué es la felicidad para ellos.

Les cuento que, según los antiguos filósofos, hay dos fuentes de felicidad, y en mi opinión, las dos son necesarias y complementarias para alimentar nuestra idea y sentimiento sobre ella.

Estas fuentes de son:

Eudemonismo, según el cual, tener una vida con sentido, una razón ética (según uno mismo) por la cual accionar, nos aporta felicidad (Aristóteles)    

Hedonismo, para el que la felicidad es la búsqueda del placer individual y la evitación del sufrimiento (Aristipo de Cirene y Epicuro de Samos)

Y es importante tener en cuenta que ambas tendencias filosóficas se enmarcan dentro de la “ética”, es decir, basados en que el ser humano es un ser social, sus acciones en busca de la felicidad deben estar limitadas por evitar el daño a los demás, e incluso, procurar que cada acción individual conlleve algún beneficio para los otros.

La unión de estos dos conceptos son la felicidad completa, en mi opinión. Pues nada o poco hace una neurona súper inteligente si no se comunica con otra. Como decía un slogan publicitario: “compartida, la vida es más”.

Por eso, un escritor es feliz mientras disfruta el placer de escribir (hedonismo) y es feliz cuando sabe que las personas leen su libro, que se sirven de su escrito, eso le da sentido a su actividad de escribir (eudemonismo).

Y es la razón por la cual una profesora disfruta explicando un tema (hedonismo), y es aún más feliz, cuando es consciente del beneficio que les aporta a sus estudiantes (eudemonismo).

En algunos casos, y temporalmente, hacemos actividades que no nos satisfacen, como algún trabajo aburrido o de mucho esfuerzo, sin embargo sabemos que nos traen un beneficio que valoramos mucho. En estos casos alimentamos la felicidad que proviene del eudemonismo.

Y en otros casos, también temporales, disfrutamos de un placer, como podrían ser los juegos de azar adictivos, sin embargo sabemos que nos traen un perjuicio económico, emocional y social. En estos casos alimentamos la felicidad que proviene del hedonismo. 

Como todo, la misma tiene sus defensores y sus detractores.

Críticas a la felicidad, y mi sugerencia.

  • Que la felicidad es un imposible, porque no se puede tener todo. Para algunos, el eudemonismo y el hedonismo son incompatibles, por lo que los eudemonistas critican la felicidad de los hedonistas y viceversa.

MI SUGERENCIA: ¿Y si cambiamos de creencia?, y nos parece posible tenerlo todo. 

  • Que TENEMOS que ser felices, porque es nuestro deber, así que si no eres feliz, es tu “culpa”. Eso de sentirse culpable, no aporta felicidad.

MI SUGERENCIA: Habría que tener en cuenta que ser culpable es diferente a ser responsable. Lo primero alude al pasado, en donde ya no puedo hacer nada. El segundo, al presente y al futuro, en donde sí puedo actuar. 

  • Que ser feliz es fácil y todos podemos tener una gran sonrisa siempre. Por lo que te sientes frustrado al no sentirte “feliz” como parecen estar todos los demás.

MI SUGERENCIA: Quizá lo fácil no sea sencillo de lograr siempre.

  • Que la sonrisa es sinónimo de felicidad. Y que si somos felices debemos sonreír siempre.

MI SUGERENCIA: La felicidad no es una emoción, así que no necesariamente sonríes siempre que estás feliz.

  • Que para ser felices, se debe pensar solo en uno mismo, y eso nos lleva al egoísmo. 

MI SUGERENCIA: Cuando eres sanamente feliz, y tienes un balance entre la búsqueda del placer y el dar sentido a tu vida, no te vuelves egoísta.

  • Que la felicidad es inalcanzable porque cuando llegas a la meta ansiada, quieres más.

MI SUGERENCIA: Prefiero hablar de camino feliz, que camino hacia la felicidad. No es infeliz, llegar a un punto y desde allí ver más allá y querer moverte a una nueva meta. Podemos celebrar el andar y los logros en cada etapa o escalón, y no solamente en la cima.

  • Que la felicidad es una paradoja, porque cuantas más opciones tienes para elegir, menos felices nos sentimos.

MI SUGERENCIA: La saturación de información u opciones, puede anestesiar la sensación de alegría y plenitud, por ello es importante estar atentos a ser agradecidos por la abundancia de tener varias opciones para elegir.

Los mitos

  • Que la felicidad llegará cuando me case,
  • Que la felicidad llegará cuando termine mi carrera
  • Que la felicidad llegará cuando tenga hijos
  • Que la felicidad llegará cuando tenga un “buen” trabajo
  • Que la felicidad llegará cuando tenga mucho dinero
  • Que la felicidad llegará cuando me mude de país
  • Que la felicidad es cuando mis hijos se gradúen

La felicidad viene a ser un balance entre lo que pensamos es placentero y útil para nosotros y lo que pensamos que no lo es. No depende solo de lo que pasa fuera de nosotros, y depende mucho de nuestro mundo interior.

La mente puede manejar lo que sentimos y nosotros podemos manejar lo que pensamos, nuestros pensamientos son básicamente frases e imágenes que tenemos el poder de ELEGIRLAS.

Elige muy bien tus imágenes, lo que oyes, lo que haces. Procura que te gusten y te aporten sentido de utilidad a tu prójimo. 

Como alcanzar la felicidad… ¿o andar sobre ella?

  • Identifica varias fuentes de felicidad, en las actividades que haces, en las relaciones que cultivas.
  • En la variedad está el gusto, si por ejemplo te gusta hacer deporte, y lo practicas para procurarte momentos felices, procura cambiar algo con frecuencia, quizá el sitio, los jugadores, la hora, etc
  • Recuerda que hacer actividades que te dan placer (o te evitan sufrimiento) es un aporte a tu felicidad. Sin embargo, si estás consciente de cuál valor humano importante para ti satisface esa actividad, más allá del placer, la felicidad aumentará exponencialmente.
  • Conocer y practicar tus fortalezas y valores fundamentales te aseguran sentimientos de satisfacción que dan felicidad.
  • No te hagas expectativas sobreestimadas, ni te pongas metas inalcanzables, que la frustración vendrá a recordarte que el camino se recorre paso a paso.
  • No pongas tu felicidad en manos de acciones que no controlas, como el desear que alguien cambie de forma de ser.
  • No confundas la felicidad con la alegría o el entusiasmo. La felicidad se parece más a la ecuanimidad, es decir, a un estado de ánimo estable.
  • Ejercítate y aliméntate saludablemente, las frutas y los vegetales de la abuela nos da una orientación.

Que nos procuremos un feliz día

Puedes contactarme para acompañarte personalmente en tus objetivos y superación de obstáculos.

Sobre la autora:

Emil Pacheco Sandrea, Coach Personal, te acompaña en el viaje a tu éxito, a hacer una inmersión en ti  y construir la mujer que quieres ser. Todo empieza por tí, Lee sus artículos.