De entre las tantas cosas que los emigrantes hispanoparlantes descubren al vivir en España, hay una de ellas que deben,  no solo aprender, sino también participar activamente desde sus nuevos hogares: Separar la basura.

El porcentaje de reciclaje en la Unión Europea es uno de los más altos del mundo y esto ocurre porque cada ciudadano colabora desde casa con una simple pero importante acción que es clasificar los residuos o desperdicios de acuerdo con su composición principal. Esto reduce el consumo de recursos y disminuye en un 40% los desechos que llegan a los rellenos sanitarios.

Si bien los que venimos de otras latitudes conocemos el concepto de reciclar y practicamos la reutilización mayormente por razones económicas, no tenemos la cultura de separar la basura en casa.  En cambio, aquí la gente está habituada a separar sus desperdicios y colocarlos en los contenedores públicos adecuados lo que facilita el proceso de reciclaje. Es por ello que les he preparado esta guía práctica que espero les ayude no solo a adaptarse mejor a la cotidianidad española sino a dar su granito de arena para un mejor futuro.

¿Cómo separar la basura en casa?

En mi casa tenemos un sistema sencillo para separar la basura que francamente ayuda a tener la casa ordenada y más limpia. Al principio puede tener dudas sobre que separar y qué se puede mezclar en los cubos de basura y aquí les daremos los criterios para hacerlo.

En su mayoría, los desperdicios que se generan en casa son 2: Orgánicos e Inorgánicos

  1. Residuos orgánicos. Se degradan rápidamente (biodegradables). Son en general todos los sobrantes de comida y materiales que no entran en otras categorías como el corcho o las plantas. La basura orgánica se puede reconvertir y es importante tener claro qué entra en esta categoría:
  • Residuos de alimentos como carne, pescado, fruta, verdura, etc.
  • Cáscaras de huevo, frutos secos.
  • Servilletas y papel de cocina.
  • Bolsitas de infusiones, café,
  • Tapones de corcho, aserrín, cerillas.
  • Restos de jardinería.
  • Residuos biodegradables.
  • Excremento de mascotas.

Nota: Aunque el aceite es comestible, éste NO se clasifica como desecho orgánico. Nosotros lo colocamos en envases plásticos para botarlo como un sólido en los contenedores destinados para tal fin.

  1. Residuos inorgánicos: Son aquellos fabricados por el hombre y que poseen una descomposición natural muy lenta o casi nula, por lo que se reciclan a través de otros métodos industriales. Para que lo clasifiquen rápidamente recuerden: Si no estaba vivo antes de su uso, es inorgánico:
  • Todos los plásticos y envases tetrabrik.
  • Pañales, toallitas y otros artículos de higiene.
  • Tiritas, gasas, vendas.
  • Productos de limpieza doméstica.
  • Arena para gatos.
  • Porcelanas, cerámicas.
  • Colillas de cigarro.
  • Objetos de vidrio y de cristal.
  • Bombillas incandescentes.
  • Papel y cartón.
  • Papel de aluminio, afeitadoras, latas, gomas, etc.

La lista es larga y en muchos casos no es posible su transformación (No son reciclables). Por ello cada grupo de residuos inorgánicos va a un contenedor distinto:

¿En qué contenedor va cada residuo?

Los contenedores públicos para colocar la basura están en todas partes y son fácilmente reconocibles por sus colores.

AMARILLO_

Para envases Tetra Briks (leche, zumo, tomates etc.) Envases de plástico (agua, refresco, champú, etc.) Envases metálicos (latas de comida, de refrescos,  sprays, etc). Se recomienda colocarlos enjuagados previamente.

MARRÓN_

Destinado exclusivamente a los Biorresiduos, es decir, restos orgánicos reciclables: Restos de comida, restos de jardinería doméstica, papel de cocina y servilletas sucias, tapones de corcho, cerillas, aserrín, restos de café (no la cápsula de aluminio). Lo que NO va en este contenedor es:  Aceites, productos de higiene de un solo uso, excrementos humanos o de animales.

VERDE_

Única y exclusivamente para el reciclaje del vidrio. Previamente enjuagados. (exceptuando bombillas de vidrio).

GRIS_

El contenedor Gris está destinado a residuos que no califican para los contenedores anteriores, es decir, que no se pueden reciclar o reaprovechar.

AZUL_

Única y exclusivamente para el papel y cartón (excepto si tienen grasas o están plastificados por lo que irían al contenedor amarillo).

NARANJA_

En este contenedor se deposita el aceite de uso doméstico y aceites minerales. Deberá estar envasado o embotellado en un recipiente plástico cuando se meta en el contenedor.

NOTA IMPORTANTE_

En el caso que no haya un contenedor MARRÓN, los residuos orgánicos indicados en el listado de dicho  contenedor deberán ser depositados en el contenedor GRIS, así como también los desechos orgánicos e inorgánicos que no son reciclables: cristales, pañales, excrementos de mascotas, arenas para gatos, tapones de corcho, objetos de goma, bombillas incandescentes  y cerámica.

Luego, hay otros contenedores más específicos:

BLANCO_ (Se encuentran en las farmacias): Medicamentos caducados o que no se necesiten.

ROJO_ Residuos Hospitalarios infecciosos.

BATERÍAS_ Para colocar todo tipo de pilas o baterías usadas que poseen componentes muy contaminantes.

Tengan presente que no toda la basura se puede depositar en los contenedores, ya que existen algunos que son muy contaminantes y peligrosos, tales como: componentes electrónicos, bombillas ahorradoras y de bajo consumo, lámparas fluorescentes y halógenas, tóner y cartuchos de tinta de impresoras, productos químicos, entre otros. Estos deben ser depositados en “Los Puntos Limpios” de cada ciudad.  Consulte las guías locales en estos casos.

  • Símbolos que identifican productos de carácter peligroso.

Con esto finaliza esta entrega. Espero que esta guía práctica les sea de utilidad en su proceso de adaptación. Por último, recuerden: Un buen NÓMADA CON RAÍCES cuida su entorno y lo deja mejor de cómo lo encontró. Compartan este y otros tantos buenos consejos.

¡Hasta la próxima!