Mi hija, cuando tenía 12 años, me reclamó diciéndome que eso que yo decía de “cree y lo crearás” no era cierto, porque ella creía y deseaba fervientemente ver un unicornio entrar a su casa y nunca había visto uno.

Yo le dije que ya habían pasado varios pero estaban disfrazados y que debía estar atenta y preparada para reconocerlos. 

Ella, cuando tenía 6 años, creía que el unicornio podía venir a casa, creía en el ratoncito Perez, en Santa Claus, en el Niño Jesús, en Mickey Mouse. Ella creía y aparecían las cosas en SU realidad, porque efectivamente ella se compraba algo que le gustaba con el dinero que le traía el ratón, ella disfrutaba el regalo que le traía Santa. Ella tenía evidencias de su creencia.

Y tú, lector, me dirás: Es que sus padres se encargaban de que apareciera todo eso en la realidad de la niña, sin que la niña ni siquiera entendiera como eso pasaba.

La niña solo tenía que sacar su diente; la niña solo tenía que escribir su carta a Santa; la niña solo hacía su parte, segura de que lo merecía, segura de que su creencia se haría realidad en la fecha indicada.

Si hacemos una analogía, nuestro padre cómplice de la fantasía infantil, podrían ser las leyes del universo que se encargan de sostener todo, incluidos insectos y planetas, dentro de un orden y una armonía descomunal.

Y cada uno de nosotros, somos la niña que cree fervientemente en su Santa Claus y hace lo que le corresponde.

Y sin que tengamos que entender cómo ocurren millones de causalidades en nuestro día a día, nuestra creencia, sumada a que accionamos eso que nos corresponde, hace que aparezcan nuestros unicornios.

Pero necesitamos estar atentos y preparados para reconocerlos y agradecerlos, para que la magia siga haciéndose PRESENTE, manifestándose en nuestra realidad de la manera en la que estamos preparados a percibir.

Ahora y siempre te pido que mantengas la magia para que sigan apareciendo los unicornios.

Solo necesitas:

Creer en eso que te dice tu alma.

Co diseñar, imaginar lo que quieres, sabiendo que cuentas con un padre, leyes universales capaces de infinitas cosas, sin que tú entiendas como lo hace.

Hacer, accionar cada día de alguna manera para manifestar tu creencia.

Reconocer los unicornios, que están en la posibilidad, en la capacidad de vivir tu propósito accionándolo. Porque tu propósito no es un sustantivo, sino un verbo.

Agradecer todos los recursos visibles e invisibles para poder accionar y disfrutar los resultados de cada día. Solo los seres humanos podemos imaginar; agradezcamos ser parte de la humanidad.

Algunos unicornios disfrazados:

• Que cuente con 5 sentidos para captar todas las señales del planeta en que vivo

• Que pueda hablar con mi familia, por teléfono o presencialmente, están allí, me escuchan, me recuerdan, nos queremos.

• Que tenga amigos que preguntan por mí y están dispuestos a ayudarme cuando se los pida.

• Que siga imaginándome un futuro, unas metas, y un plan para alcanzarlas.

• Que pueda accionar para vivir mi propósito.

• Que accione manifestaciones de mis valores. Si valoro la amistad, cuidar la relación con mis amigos. Si valoro la solidaridad, entonces ayudar a alguien en medio de una crisis. Si valoro el aprendizaje, que siga aprendiendo cada día de lo que vivo y de los que investigo.

• Tener un empleo o empresa donde entregar de mí y recibir los resultados.

Y luego de contarte todo esto para mostrarte la importancia de creer para ver, te doy algunos tips para co-diseñar lo que quieres.

  1. Ten claridad de lo que quieres, imagina lo más detallado posible, y otorgándole a lo que imaginas, tamaño, textura, olor, sabor, temperatura, colores, movimiento…
  2. Identifica si el camino que te lleva a eso lo harías con placer y felicidad o con angustia. Si te produce angustia, eso no corresponde a un deseo de tu alma.
  3. Imagina como que ya lo estás disfrutando y puedes ver, oír y sentir los resultados.
  4. A pesar de haber imaginado todo con muchos detalles, mantente abierto a que los resultados se manifiesten de la forma más armónica para todos. Que puedas sentirte agradecido y feliz de accionar tu propósito y alcanzar tus objetivos, ver tus unicornios.

Espero que mantengas la magia con constancia, optimismo y paciencia. Y cuéntame de todos los unicornios que has detectado.

Te invitamos a suscribirte a nuestro newsletter para mantenerte informado sobre noticias de migración en España y el mundo y síguenos en nuestras redes sociales IG, facebook, twitter y linkedin como @nomadasconraices.com. 

También puedes escribirnos a [email protected] para cualquier información, asesoría, inquietud con respecto a temas migratorios o dejarnos un comentario al final de este artículo.

Te pueden interesar mas artículos sobre la autora: