EmilPacheco
Emil Pacheco  NCR-Octubre-2019

Víctima de dolor o causante de bienestar.

Víctima de Dolor o Causante de Bienestar.  Las personas somos dueñas de lo que pensamos, aunque muchos pensamientos los llevamos a un área de ejecución automática por cuestiones de practicidad, pues no nos alcanzaría el día para detenernos a evaluar, revisar y “pensar” cada cosa que hacemos, vemos, oímos, olemos, tocamos o recordamos.

Sin embargo, es útil y necesario que nos detengamos, de vez en cuando, o en las situaciones que consideramos importantes, críticas, o recurrentes, a revisar desde cuál pensamiento o interpretación de la propia realidad estamos pensando, sintiendo y actuando, ¿Desde el rol de la víctima o desde el rol del causante?.
Las cosas, así como las situaciones, cambian dependiendo del cristal y ángulo con el que se les mire.

Todo se ve con más opciones y más perspectivas cuando se mira de lejos, o desde lo alto, o como dicen por allí: mirando los toros desde la barrera, con un poco de sangre fría, tomando distancia de las emociones, siendo más ecuánimes.
También, dejando pasar el tiempo, o comportándonos más como un observador científico cuando queremos identificar lo que hay en una situación, y adoptando el papel de un creativo cuando queremos encontrar opciones de cómo lograr lo que deseamos.

¿El Pasado no se Puede Cambiar?

Es común oír decir que el pasado no se puede cambiar, y realmente, lo que no se puede cambiar son los hechos. El pasado, o lo que interpretamos de lo que pasó, sí que se puede cambiar, sí que se puede reinterpretar. Claro está, debemos poder diferenciar entre un hecho y la interpretación de lo que ocurrió. Revisen con sus amigos o familiares algunos de sus recuerdos comunes y podrán notar que cada quien tiene una idea diferente de lo que ocurrió, por tanto, la “realidad” o el “pasado” que cada uno recuerda, es distinto.

Yendo al caso de ruptura de una relación de pareja, no es lo mismo decir “me fueron” que, “me fui”. La segunda opción no nos toma por sorpresa, es una decisión, lo hemos hecho porque estamos mirando hacia adelante, tenemos planes en mente que no incluyen a esa otra persona.

De igual manera, los que hemos migrado de país, podemos pensar desde un rol de víctima, y darle el control y responsabilidad al ambiente, o al gobierno, o a la sociedad, o a nuestra familia, y pare usted de contar.

Podemos pensar como víctimas.

“Pensar que hemos abandonado nuestro país, que emigramos de él porque, entre otras muchas cosas, nos lo hicieron invivible, nos quitaron el trabajo, nos quitaron propiedades, nos quitaron la comida, y así, seguir quedándonos en lo que otros nos hicieron, mirando hacia atrás y diciendo nos fueron del país” o podemos pensar desde el rol de creadores o causantes, que miramos hacia adelante y decidimos pensar que nos fuimos hacia un país X, elegido por nosotros, a buscar desarrollarnos, aprender lo que en esa sociedad necesitamos y queremos aprender, y que vinimos a dar de nuestro conocimiento, de nuestra manera de trabajar y servir.

Que en paralelo, tenemos la vivencia de adaptarnos a lo nuevo, contrastar nuestras maneras con nuevas maneras de comer, hablar, celebrar, y de hacer hasta lo más cotidiano. Que no excluimos, sino que ampliamos nuestras opciones y decidimos cuál usamos en cada ocasión.
Podemos mirar hacia atrás, para recordar las lecciones y los buenos momentos, no para regodearnos, de manera insalubre, en dolor, en culpa y en nostalgia.
Debemos tener siempre presente el para qué llegamos al país que previamente elegimos, y conducirnos mirando hacia adelante, no quedarnos mirando hacia atrás por el espejo retrovisor, pues será cuestión de tiempo que nos estrellemos.

Los invito a que se atrevan y decidan dejar el rol de víctima.

Víctima de Dolor o Causante de Bienestar. Los invito a “pensar” desde el rol de creadores y causantes de su realidad, a decir ¡basta ya! de lo que no queremos más del pasado y escribir, metafórica y literalmente, lo que sí queremos ser, hacer, dar, y tener.
Escriban lo que han aprendido luego de cada situación crítica que han vivido, para tenerlo presente en próximas ocasiones y escriban cuáles capacidades, habilidades y pensamientos usaron para transitar esa situación, pues los seguirás utilizando en próximas ocasiones.

Recuerden, el rol de víctima no les corresponde.

Ustedes son capaces de lo que no imaginaban y de lo que aún no imaginan, son creadores y causantes de su “realidad”, haganla super agradable, vivaz, humana, saludable, enérgica, agradecida, útil.

Pueden recordarle a los demás, especialmente a sus hijos, su poder, percibiéndolos y hablándoles como los seres capaces que son. No pueden hacerse cargo de lo que a cada quien le corresponde, pues eso sería victimizarlos, no reconocer su poder creador y causante de su propia realidad.

Cada vez que se encuentren quejándose, pregúntense ¿Qué puedo hacer para que esto cambie?, quizá la respuesta sea que no les corresponde para nada. Pues, pueden elegir el cómo lo interpretan y perciben, o pueden elegir qué hacer para alejarse de esa situación o persona.

Quizá la respuesta es que necesitan cambiar algo en ustedes, un comportamiento, una manera de hacer o hablar. Pero antes de que se vayan a quejar de ustedes mismos, reconozcan que han identificado la situación, elógiense por ello y porque saben que son capaces de elegir qué hacer con ella.
Acéptense como causantes de la “realidad” que deciden ver y construir, y diganse a ustedes mismos cumplidos, elogios por eso y por todo lo que consigan en su manera de interpretar su realidad, en su forma de sentir, y en lo que consigan hacer tangiblemente. Elige: Víctima de Dolor o Causante de Bienestar
Compartan su opinión y lo que hacen para crear eso que quieren ver cada día y dentro de unos meses y años…

Pueden contactarme para acompañarlos personalmente en sus objetivos y superación de obstáculos aquí.

Sobre la autora:

Emil Pacheco Sandrea, Coach Personal, te acompaña en el viaje a tu éxito, a hacer una inmersión en ti y construir la persona que quieres ser. Todo empieza por tí, lee sus artículos.