“El secreto de la juventud y la belleza consiste en la correcta circulación de los fluidos vitales y en la descarga regular de los materiales de desecho” Harish Johari

Sin lugar a dudas, para hacer lo que nos recomienda Harish Johari, es el masaje lo que ayuda más al cuerpo en su fluidez y equilibrio.

En la tradición ayurvédica el masaje se considera tan esencial como una buena dieta corporal y mental, así como otros hábitos del estilo de vida. Para la familia Hindú, el masaje forma parte de una rutina diaria. A los bebés se les hacen masajes diarios hasta aproximadamente cumplir los tres años, luego dos masajes semanales hasta los seis años; a partir de esta edad se les anima a dar masajes a los mayores de la familia, a cambio de recibir un masaje, pues definitivamente es una cuestión familiar.

Antes de la boda los novios recibirán sendos masajes, tras la cual intercambiarán masajes entre ellos y así, al menos una vez por semana lo practicarán para bajar el estrés de la vida diaria, así como también favorecer e incentivar la unión, la comprensión, la comunicación profunda entre la pareja. Y es que el tacto es fundamental para todo ser sintiente, y todos somos sintientes en los diferentes niveles y reinos, pero eso ya es tema para otro momento.

Regresando a occidente, exploremos el concepto del tacto y los masajes:

1.- Tacto

Nombre masculino

– Sentido corporal mediante el cual se perciben el contacto o la presión de las cosas sobre la piel y se distinguen ciertas cualidades que tienen, como la forma, el tamaño, la rugosidad, la dureza o la temperatura. «Los receptores del tacto están localizados fundamentalmente en la piel»

– Sensación que produce una cosa en los órganos del tacto. «El ruido del agua en la piscina, el suave tacto de la camisa de Ishwar, el aún más suave tacto de su piel, todo se esfumó»

– Acción de tocar o palpar una cosa utilizando este sentido. «Sin mirar, adivinó de qué se trataba por el tacto»

Origen: Préstamo (s. XV) del latín tactus, participio de tangere ‘tocar’, sustantivado y aplicado al ‘sentido del tacto’ ya en latín. De la familia etimológica de tañer (V.). Diccionario de la lengua española © 2005 Espasa-Calpe.

2.- Masaje

– m. Frotamiento del cuerpo con fines terapéuticos o estéticos.  Le dieron un masaje en la espalda para aliviar su dolor.

Definición de masaje: Del francés massage, masaje es la actividad que consiste en frotar, presionar o golpear con un cierto ritmo e intensidad diversas partes del cuerpo con fines terapéuticos, estéticos o deportivos.

Hablemos del sentir_

Desde el punto de vista estructural y científico, el órgano más grande que posee el cuerpo, nuestro equipo y vehículo de acción, es la piel. En ella, la dermis,  su capa intermedia, confluyen vasos sanguíneos y linfáticos, folículos capilares, glándulas sudoríparas, estructuras de colágeno, fibroblastos y una importante enramada de terminaciones nerviosas. Además contiene receptores de color y tacto, lo cual convierte a nuestra envoltura en un enorme receptor de sensaciones. Siendo así ¿Por qué como occidentales no practicamos más el tacto, el masaje, más aún el automasaje?

Desarrollamos mucho más la vida desde la mente que desde los sentidos. Nos gusta, es más, necesitamos conceptualizarlo todo, definirlo, estructurarlo, de lo contrario nos cuesta comprender hasta lo más simple. ¿Y que puede haber más simple y revelador que el propio sentir?

Lo cierto es que en líneas generales no desarrollamos una vida sencilla, mucho menos familiar en sentido amplio, además de estar alejados de la naturaleza. Aún así podemos ayudarnos unos a otros con el masaje.

Beneficios del masaje_

En climas y estaciones frías, tanto como en personas que trabajan más con la mente que con el cuerpo, el masaje es especialmente beneficioso, cosa que creo no necesita ser muy explicada pues, se hace más que claro y evidente al recordar la piel como la envoltura sensorial y térmica del cuerpo.

Apartando los beneficios evidentes del sentirse bien y relajados, ¿Qué más puede aportarnos un buen masaje?

  •         Brillo y luminosidad a la piel.
  •         Tonifica y relaja los tejidos musculares, nutriendo a la piel y aportándole unas agradables curvas.
  •         Aumento del calor corporal y mejora la circulación.
  •         Aumenta el flujo del oxígeno hacia los tejidos.
  •         Incentiva al organismo a arrojar los productos de desecho.
  •         Incrementa la resistencia del organismo a las enfermedades, fortaleciendo su respuesta inmunológica.
  •         Permite y realza el sentir de un cuerpo ligero, activo y pleno de energía.
  •         Reduce la rigidez de las articulaciones, mejora la postura y la gracia del movimiento.
  •         Aporta flexibilidad a la espina dorsal, favorece la acción del sistema nervioso en los órganos y el resto del organismo.
  •         Incrementa la resistencia y la vitalidad sexual.
  •         Corrige el flujo de energía electromagnética en todo el cuerpo.
  •         Mejora la concentración y la inteligencia.
  •         Desarrolla la consciencia corporal, la confianza en sí mismo y fuerza de voluntad.
  •         Rejuvenece y preservar las cualidades juveniles.

Para terminar esta primera entrega, quiero dejarles una sencilla técnica de automasaje, la cual simplemente nos permitirá adentrarnos, acercarnos un poco a nosotros mismos. La misma está basada en el automasaje ayurvédico.

Automasaje Ayurveda_

El momento ideal para este masaje es en la mañana o después de la ducha al finalizar la jornada, sin prisas. Puedes hacerlo a solas o en compañía, con tu pareja o algún miembro de tu familia. El masaje no toma más de 10 a 15 minutos.

Para el automasaje necesitas aceite, para lo cual te recomendamos Aceite de Sésamo, Aceite de Coco, Aceite de Oliva Virgen Extra, en los tres puedes agregar alguna esencia, te recomendamos Aceite del Árbol del Té, Rosa Mosqueta, o esencia de Lavanda. El aceite tiene que estar tibio, necesitarás aproximadamente ¼ de taza de aceite para todo el cuerpo.

Procedimiento:

1.- Untar el aceite en todo el cuerpo. Luego comienza a masajear desde arriba hasta abajo.

2.- Inicia masajeando tu cuero cabelludo, la cara con movimientos hacia arriba y siguen las orejas, con movimientos vigorosos y cortos. A continuación los hombros y el cuello. Recuerda que los movimientos en el masaje son contrarios a la circulación es decir, sigue la dirección hacia corazón. Usa los dedos y las palmas.

automasaje automasaje

3.- Sigue hasta el estómago, aquí hazlo en dirección a las agujas del reloj, es decir de derecha a izquierda, sobre ti mismo y en forma circular.

4.- Masajea los brazos con movimientos largos y usa un movimiento circular ligero en las articulaciones. En las caderas y las piernas usa movimientos largos usando palmas y dedos. Después masajea los pies y los tobillos. El aceite penetra tu cuerpo sin dejar residuos.

Al principio, como todo lo que se hace por primera vez, puede parecer algo complicado o tedioso pero después de hacerlo, al menos un par de veces se hará muy fácil. Recuerda, la salud y la belleza van de la mano de una coherencia y sincronía entre mente y cuerpo, y esta sincronía comienza con el sentir; el automasaje te ayuda a sentirte, reconocerte, redescubrirte, SER.

En siguientes artículos continuaremos explorando el fabuloso universo del sentir y los tratamientos corporales.

Hasta la próxima vez, mientras tanto ¡observa, siente, experimenta la vida y sé feliz!