Como mucho de ustedes sabrán, los animales son de gran ayuda para el hombre en diversos ámbitos de su vida; en esta edición hablaremos acerca de uno de los más populares. Que forman parte, en múltiples ocasiones, de terapias sanadoras o de asistencias para personas con patologías, dolencias o discapacidades o terapias asistidas con animales

«Pienso que los perros son las criaturas más asombrosas; ellos te dan amor incondicional», Gilda Radner.

Las terapias asistidas con animales son una actividad en la que se ayuda a personas con discapacidad física o intelectual (autismo, Síndrome de Down, problemas de exclusión social , depresión, entre muchos otros). Creando un vínculo afectivo y de contacto entre el paciente y perro, en las cuales los anima a expresar sus sentimientos aumentando la seguridad en sí mismos.

Con la ayuda del perro, muchos de los pacientes se sienten capaces de resolver situaciones que antes se les hacía imposible, aportando diversos beneficios para su salud; en algunos casos, con tan solo la presencia del animal,  contribuye a reducir los niveles de estrés y aumentan la interacción social.

Los ayudan en su vida cotidiana, a realizar actividades tales como: abrir puertas, desvestirse, alcanzar objetos del suelo, etc.

Los perros idóneos para este trabajo son mestizos rehabilitados y con un adiestramiento especial que los convierte en motores de transmisión de  independencia, autoestima y calidad de vida, contribuye a que el adulto o niño se sienta bien consigo mismo.

Asimismo, están los perros de servicio para niños con autismo que, según la Organización Mundial de la Salud, este trastorno lo padecen un gran número de niños. Los perros que  se adiestran para este tipo de personas les ayudan a evitar conductas de fuga, van unidos al perro mediante un anclaje (aproximadamente de 70 u 80 centímetros de longitud) que va sujeto al cinturón del niño a un arnés; cuando hay una fuga el perro la bloquea (se sienta o se acuesta) y el niño no puede fugarse.

Otras de las funciones que desarrollan estos amigos caninos es reducir el ritmo cardiaco, los niveles de estrés, la ansiedad y a conservar la seguridad vial de los pacientes.

Por lo general las raza más adecuada para este tipo de trabajo son:

Labrador Retriever es una raza muy popular en todo el mundo, originada en Terranova, actualmente Canadá, esta raza  se caracteriza por su gentileza, inteligencia y su nobleza. Estos factores hacen que los labradores sean generalmente considerados buenos  compañeros para las personas para todas las edades.

Pastor Alemán proveniente de Alemania es una raza protectora con una gran capacidad de  adaptación, seguros de sí mismos, dóciles e inteligentes, su fácil entrenamiento y su obediencia hacen que este perro sea ideal para este tipo de trabajo.

Golden Retriever se desarrolló en el Reino Unido concretamente en Escocia, es una raza muy tranquila y muy sensible, con un comportamiento muy paciente capaz de sentarse durantes horas en un mismo sitio. No son perros de una sola persona, por lo general este perro suele ser muy sociable hasta con las personas extrañas, es por ello que esta raza no es buen candidato para perro guardian. 

¿Existen otros animales que nos pueden ayudar con la terapia asistidas ? Si, en el próximo volumen hablaremos de otros animales que contribuyen a mejorar la calidad de vida  de muchas personas.

¡HASTA MUY PRONTO!