Emigrar con entusiasmo, claaaro que es posible!!!

Todo el que emigra, quiere hacerlo, entonces hagámoslo con entusiasmo, ¡Que se note!. A unos nos empujan, a otros nos halan, otros nos levantamos y salimos. Te comento algunas situaciones que he conocido en mis 2 emigraciones fuera de mi país natal.

EMIGRANTE CIRCUNSTANCIAL

El que la situación lo empuja a salir, porque ya no soporta como vive, adjudica al ambiente del país donde reside toda su incomodidad: por desorden, criminalidad, economía, salud, sistema de estudios académicos, desempleo, sistema político, o clima, entre otras causas.

 EMIGRANTE ATRAÍDO

El que es atraído por un país, en especial por sus oportunidades de empleo, negocio, por amor, por su clima, condiciones legales, sistema de estudios, etc.

 EMIGRANTE POR TRASLADO

Al que una empresa traslada por conveniencia de la misma, y en común acuerdo con el empleado. Generalmente se acuerdan condiciones de beneficios mutuos, donde el aspecto económico, de residencia legal y de seguridad personal, esté cubierto por la empresa.

EN LOS TRES GRUPOS

En los tres grupos hay quienes emigran solos por no tener núcleo familiar, ser soltero, otros por no tener condiciones económicas para poder trasladar a todos. A algunos de ellos les parece muy difícil no compartir su duelo o desarraigo con alguien de forma presencial. No tener a quien abrazar y con quien llorar.

Otras familias emigran por partes, unos miembros primero y otros después. Viven muy enfocados en terminar la emigración y juntarse todos. Otros emigran en familia y cada uno a su ritmo se va adaptando a las nuevas condiciones

En todos los casos, hay beneficios, emigrar es una meta, procura mantener el entusiasmo, no te sientas víctima de la decisión, sino afortunado de poder completarla.

EMIGRAR CON ENTUSIASMO

Emigrar con entusiasmo es ponerle chispa, ponerle pilas, ponerle “flow”, gratitud, “tunear” la emigración. El entusiasmo, es un componente invisible y poderoso para el éxito de la meta.

Muchos dirán que eso es difícil, y para muchos efectivamente lo es, en diferente medida y en diferentes áreas de la vida. Pero el amor y la pasión que le ponemos a cada día definitivamente lo modifican para mejor. Tú mismo(a) has sentido lo bueno que es conseguirse personas que saludan, que agradecen, que hacen su trabajo con dedicación, ganas y cariño. Que buscan resolver en vez  de poner trabas.

Por eso te invito a entusiasmarte, a recordar el para qué emigraste, el tener presente en cada intento, en cada trabajo, en cada contacto personal, tus valores, esas características por las que te gustaría ser recordado, ¡eso que te define aquí, allá y más allá!

El éxito no es solo una meta, también es una colección de intentos, de búsqueda, de acción y observación. Pon tu mente (planificación, interpretación, resolución) y tu corazón (entusiasmo, cariño, paciencia, persistencia) en esta etapa de tu vida, estés en tierra propia o en tierra ajena, deja buena huella.

Recuerda emigrar con entusiasmo, no necesitas maleta para llevarlo. Lo que necesitas es 

  • Recordar el sentido que tiene para ti haber emigrado.
  • Recordar qué te ha entusiasmado en el pasado y buscar repetir la experiencia, adaptada a tus nuevas condiciones: sea hacer deporte, leer, hacer comida entre varios, escuchar música, caminar. Lo que sea que te guste, trata de hacerlo con frecuencia.
  • Revivir, cerrar los ojos y sentir como te sentiste alguna vez cuándo estabas muy entusiasmado(a), y traerlo al momento presente. Esta práctica que muchos pueden desestimarla, es poderosa para la mente, sin embargo, debes hacerla con actitud de disfrute, no de nostalgia: cree con fuerza que lo estás viviendo otra vez. El cerebro emocional no sabe de tiempos, y cree todo lo que visualizas, así que puedes darle momentos de entusiasmo cada vez que los revives en tu mente, y con ello darte una dosis de felicidad. Es que el cerebro al estar estimulado por imágenes felices produce una neuroquímica que aporta a tu bienestar.
  • Sentirte en el camino exitoso, feliz de estar viviendo un día que es parte de todo tu éxito.
  • Reconocer esos “pequeños” logros cotidianos
  • Agradecer haber emigrado y todas las enseñanzas que la emigración trae.
  • Poner VIDA a tu vida es un buen reto personal.

Espero te entusiasmes a escribir un comentario y a compartir esta información, pues si las emociones son contagiosas, entonces contagiemos de entusiasmo, y vamos a emigrar con de esa manera.

Puedes contactarme para acompañarte personalmente en tus objetivos y superación de obstáculos.

Sobre la autora: Emil Pacheco Sandrea, Coach Personal, te acompaña en el viaje a tu éxito, a hacer una inmersión en ti  y construir la mujer que quieres ser. Todo empieza por tí, lee sus artículos.