Opinar y enjuiciar 

Me parece que tener clara la diferencia entre opinar y enjuiciar puede salvarnos de discusiones innecesarias, puede acercarnos a los otros, tener mejor disposición a escuchar, y a expresar nuestras ideas con ánimo de informar o persuadir, en vez de querer imponer nuestras ideas.

Puede ser algo que favorece la integración a un grupo de personas o conciudadanos diferente al que estamos acostumbrados a pertenecer.

Llegar a un país como inmigrante, pretendiendo que nuestra opinión, sin discusión, es más valedera o es sencillamente mejor que la del ciudadano local, puede ser un ejercicio de soberbia que nos aleje de la oportunidad de aprender distintas formas de hacer y de ver algo.

Así que te doy claves para diferenciar entre opinar y enjuiciar

Opinar es expresar nuestra valoración, apreciación, manera de pensar, punto de vista acerca de un tema, persona o situación. Nuestra opinión repercute en nuestro comportamiento y decisiones, no en las de los otros.

Enjuiciar es emitir sentencia, opinión concluyente y con consecuencias sobre mí y sobre los demás.

Cuando somos conscientes de que estamos hablando en el área de las opiniones, tenemos presente y en consideración que nuestra manera de pensar es tan respetable y valiosa como la de los demás.

Cuando decidimos conscientemente que estamos emitiendo un juicio, será por saber que estamos sentenciando o concluyendo dentro de un marco, un contexto como el hogar, o el área de responsabilidad laboral, o mi área de responsabilidad personal.

Emitir una opinión acerca de una persona, tema o situación, es natural, todos tenemos el derecho de opinar, y el deber de manejar esa opinión con respeto. Debemos expresarla cuando nos la pidan o cuando nos competa, con palabras adecuadas y con intención constructiva.

Emitir un juicio general de una persona, como: “esta persona es mala”, es sencillamente imposible, a menos que se especifique, para qué es mala, cuando es mala, con quien es mala, qué hace mal.Lo podemos hacer cuando es nos refiramos a algo en específico en donde nuestra opinión es “la norma”, debido a acuerdos previos, como por ejemplo, somos jefes de un área, somos padres, somos jueces del sistema de justicia nacional.

Opinar envuelve respeto y responsabilidad, Enjuiciar, en algunos casos, envuelve culpabilidad, sentencia y consecuencias

Al conversar es muy útil ubicarse si estamos:

En el área del conocimiento objetivo, medible y demostrable.

En el área de la opinión, que puede ser experta, o parcializada, o afectiva

En el área del juicio, en el que se habla de un contexto específico, como un caso judicial, un sector laboral, un hogar, una pareja.

En el área de la fe, en el que hay bajas probabilidades de persuasión y se debe mostrar mucho respeto y tolerancia.

Al integrarte en una nueva comunidad de personas, empieza por escuchar su conocimiento y opiniones, luego comprarte tu conocimiento. Y cuando emitas tu opinión, conviene que aclares que ese es tu parecer  u opinión.

Por ejemplo, “me parece que esta comida podría acompañarse con…” ,  “en mi opinión, el gazpacho es mejor que el pistacho”.

Una anécdota personal fue cuando le di a una señora conocida, en España, una arepa con queso blanco y amarillo. Yo esperaba que le fascinara, y ella me dijo que no le parecía tan sabrosa, que quizá a mí me gustaba por costumbre. Eso me sorprendió, mas lejos de criticar su respuesta (como lo hizo mi compañera), recordé la amplitud de gustos que hay y que el mío vale tanto como el de ella, por ejemplo, a mí no me gusta desayunar pan con aceite de oliva…

Espero sus opiniones y anécdotas acerca de este tema.

Puedes contactarme en este enlace para acompañarte personalmente a lograr tus objetivos soñados, a superar esos hábitos o formas de pensar que no están contribuyendo a tu bienestar, superar duelos, establecer prioridades, tomar decisiones importantes, identificar tus talentos.

Sobre la autora:

Emil Pacheco Sandrea, Coach Personal, te acompaña en el viaje a tu éxito, a hacer una inmersión en ti y construir la mujer que quieres ser. Todo empieza por tí, Lee sus artículos 

Para recibir herramientas de crecimiento personal, tips que te apoyan en tu cotidianidad, y en cómo gestionar tus pensamientos, inscríbete en el boletín gratuito, dejándome tu nombre y dirección de correo electrónico, sin riesgo de spam y con privacidad, visitando la página 

Emil Pacheco Sandrea

Coach Personal

www.autoestimaparamamas.com