NathalyRodriguez
Nathaly Rodríguez  NCR-Julio-2019

¡Hola, querida comunidad de Nómadas con Raíces!, soy Nathaly. A partir de esta edición, y espero que por muchas más, estaré escribiéndoles mensualmente sobre esos maravillosos seres que llamamos ángeles; intentaré explicarles a través de mis experiencias y mis estudios sobre ellos, qué son los ángeles, cuál es su misión y cómo podemos recibir su ayuda, sobre todo en este proceso de migración por el que nos ha tocado pasar a mí y a todos ustedes, los valientes Nómadas con Raíces en todo el mundo.

En principio, debemos saber que los ángeles existen y han existido siempre, han estado acá desde el principio de todos los tiempos, no pertenecen a ninguna religión, a pesar de que aparecen muchas historias sobre ellos en muchos textos sagrados de diferentes religiones.

Ellos son seres de luz, son espíritus puros, inmortales, son seres dotados de puro amor y de inteligencia. No tienen forma, aunque en la Biblia se pueden encontrar algunos relatos de ángeles representados como seres brillantes de aspecto humano y alados. Fueron enviados por el creador, con la misión de cuidar y ayudar a la humanidad.

Ellos son el vínculo entre la divinidad y nosotros, nos protegen, nos defienden físicamente y nos fortalecen en los momentos difíciles, como los que viven los migrantes. Sólo debemos abrir nuestra conciencia, aceptar su existencia, tener fe y elevar nuestra vibración energética, para así poder recibir sus mensajes, recibir su protección y su ayuda en nuestro día a día, lejos de nuestra familia, nuestros amigos y nuestro país, recibir su guía en este nuevo lugar en el que nos encontramos por los momentos.

Histórica y religiosamente se conocen diversas denominaciones o jerarquías angelicales, pero ese es un tema muy extenso que con seguridad iré ampliándoles en futuras publicaciones. Por ahora voy a hablarles de un Arcángel, quizás el más reconocido de todos los Arcángeles, pertenece a la Tercera Jerarquía: El Arcángel Miguel. Su categoría es la de: Ángeles de la Protección, su color es el azul como su Rayo Azul que es el primer rayo que representa la voluntad de Dios, y le podemos pedir: Protección contra peligros físicos, robos, accidentes, atracos, secuestros, etc. También podemos pedirle ayuda y valor para superarnos a nosotros mismos: ayuda para liberar los miedos, fortalecimiento de nuestra fe y voluntad, elementos todos necesarios al momento de vivir en un nuevo país; protección contra las fuerzas de la oscuridad y todo tipo de maldad y es apoyo cuando nos sentimos solos, tristes o necesitamos respaldo espiritual. La tradición mística le identifica como capitán de los ejércitos celestiales: se apareció a Josué antes de la batalla de Jericó y fue también quien guió al pueblo de Israel a través del desierto y salvó a los niños hebreos del horno ardiente de Nabucodonosor. La capacidad del Arcángel Miguel y sus ángeles de la protección aumenta cuando lo invocamos diariamente.

Es justamente a él a quien recurro casi siempre a la hora de necesitar ayuda, y a quién recurrí cuando me preguntaba si lo correcto que debía hacer era migrar por segunda vez, ya que la primera no resultó como esperaba. Lo cierto es que llevábamos más de 6 meses tratando de vender una propiedad, y cada vez que aparecía un posible comprador la venta no se concretaba, un día cansada de la espera, justo un domingo, día que rige el Arcángel Miguel, me decidí a hablar directamente con él, llena de mucha fe, y segura de que él me escucharía, le hable para pedir su guía, le prendí una velita azul y le dije: San Miguel confirmarme si es lo correcto, protégeme de malas decisiones, te pido por favor si está en el plan divino la venta de esta propiedad para el mayor bien mío y de mi familia y así poder emigrar, que por favor se haga la venta en los próximos días. La respuesta fue inmediata, en el transcurso de las dos siguientes semanas la venta se había concretado, después de más de seis meses sin poder realizarla. Y así de pronto y mágicamente todo se dio.

Lo que quiero hacerles entender con este pequeño relato, de una de las tantas manifestaciones que he tenido de los ángeles, es que aunque parezca algo ilusorio, increíble y hasta infantil, y aunque las circunstancias parezcan muy difíciles, no es así, solo hay que tener fe, los ángeles están siempre allí esperando por nosotros, esperando que abramos de nuevo esa conexión que en algún momento tuvimos con ellos, esperando que les hablemos con amor y humildad, abramos nuestra conciencia espiritual y empecemos a recibir todos los mensajes y experiencias maravillosas que ellos tienen para darnos en cualquier situación, migrantes o no migrantes en cualquier lugar del mundo en el que nos encontremos.

Por último, quiero dejarles una pequeña oración al Arcángel Miguel de protección al inmigrante y al mundo, decirles que es mucho más efectiva si al realizarla nos visualizamos envueltos en luz azul, o prendemos una velita azul, color del Arcángel Miguel, recuerden que mientras más a menudo le invoquemos más rápidas van a ser las respuestas y más fuerte su protección.

arcangelmiguel

A ti arcángel Miguel te pido que, con tu espada, me alejes de malas personas, elimines mis miedos y cortes toda negatividad que me pueda asechar. Protege este nuevo hogar, este nuevo empleo, está nueva ciudad en la que me encuentro y protege a todo el planeta. Que con tu poder de purificación retorne la armonía, la paz y el amor en mi vida y en la de todos los que han tenido que dejar su hogar, buscando un futuro mejor. Gracias por concederme estas peticiones. Amén. Amen. Amen.

Les envío a toda la comunidad de Nómadas, que está echando raíces en España y el mundo, un gran abrazo de luz.