Quiero contarte una historia imaginaria que me contaron:

Un profesor se llevó una naranja a su clase y antes de empezar preguntó a sus alumnos: ¿Si aprieto mucho esta naranja creen que saldrá jugo de manzana?

Y respondieron: NO. Solo saldrá jugo de naranja. El profesor preguntó: ¿Por qué no sale jugo de manzana?. Y si aprieto un poco más ¿creen que salga siquiera un poco de jugo de manzana? Y respondieron: Obviamente que no. Por más que apriete solo obtendrá jugo de naranja. 

La reflexión del mensaje era: ˮ A Jesús lo exprimieron, lo golpearon, escupieron y crucificado y de Él solo salió amor y perdón por su prójimo y obediencia a DIOS ˮ. Porque eso era El, solo eso pensaba, sentía y decía. 

Ahora mi reflexión que comparto con ustedes. En mi opinión, que me atrevo a dar sabiendo que cada quien tiene y necesita tener la suya, es que Jesús tenía FE y un propósito que orientaba su conducta, independientemente de la tiranía de Roma, las exigencias de los Judíos y las opiniones del resto de los ciudadanos.

Jesús pensaba, sentía, decía y actuaba AMOR. Ese era su VALOR primordial.

Nosotros somos la naranja. La vida nos aprieta de diferentes formas; a través de circunstancias, jefes, parejas, hijos, amantes, suegras, vecinos, gobiernos, religiones, enfermedades, discapacidades, etc.

Sin embargo, si en nuestra mente y corazón hay un propósito, una intención guiada por un VALOR; podremos ver la forma de avanzar y de mantenernos viviendo nuestro propósito.

Es decir, y esto es solo un ejemplo de entre millones, si mi propósito de vida es ENSEÑAR A ADMINISTRAR PROSPERIDAD y mi sentido es dirigir esa enseñanza a jóvenes. Y entonces yo pongo esto en práctica poniendo mis conocimientos de administración al servicio de la sociedad que me rodea. Y tengo como objetivo crear una universidad solo para carreras de administración de empresas.

Pues, con cada estudio afín a la administración que yo haga, con cada cliente que atienda, con cada empresa que asesore, con cada ladrillo que ponga, con cada paso que dé hacia la construcción de la universidad, con cada enseñanza acerca de administración que imparta a otros (incluidos mis hijos, amigos, familiares), estaré VIVIENDO mi propósito.

Tal vez muera antes de hacer la universidad, pero eso no es lo importante, pues habré VIVIDO Y CELEBRADO MI PROPÓSITO cada día, en cada acción. El propósito de vida no está en el sustantivo “Universidad”,  sino en el verbo “servir”, aportando conocimientos de administración pues para mí, según mi identidad, el bienestar y felicidad se alcanza con el conocimiento, y en mis VALORES está la ADMINISTRACIÓN del dinero como una forma inteligente y humana de que TODOS nos procuremos y administremos nuestros recursos financieros.

Hasta aquí el ejemplo con el que pretendo inspirarte a que te observes e identifiques; qué es la felicidad del mundo; qué es eso que le hace falta a la humanidad y tu puedes y quieres ofrecerlo.

Mantener el foco, el norte, es recordar en cada momento qué es lo importante para ti. Cada persona aporta a su país, a su sociedad, a su familia y a sí misma desde lo que sabe hacer, y desde lo que es.

Unas personas son guerreras, otras cuidadoras, otras son gurú, otras seguidoras, otras fabricantes, otras divulgadoras. Todos somos valiosos y necesarias.

Si el RESPETO está en TI, podrás TOLERAR que algunos salen a la calle a lanzar piedras porque así es su LUCHA, y otros escriben cartas a las instituciones denunciando algo fuera de ley, porque así es su LUCHA.

Otros divulgan mensajes para generar positivismo, porque ese es el camino que eligieron. Ese es mi caso, y prefiero pensar en SURFEAR que en LUCHAR.

SURFEAR me significa alerta y creatividad para reaccionar ante la circunstancia (la ola) que sé que es temporal, y me significa mantener la mirada también en la orilla a donde me dirijo. Pero repito, todos somos necesarios, guerreros, gurús, surfistas, showseros, etc.

Para que tu y tu propósito estén presentes cada día de tu vida, detente a pensar cuáles son los VALORES HUMANOS más importantes para ti. 

Ejemplos: ESPIRITUALIDAD, HONESTIDAD, AMISTAD, AMOR, FRATERNIDAD, SOLIDARIDAD, SINCERIDAD, RESPETO, TOLERANCIA, IGUALDAD, LEALTAD, SUPERACIÓN, ETC.

Escríbelos y revisa cómo están presentes en tu cotidianidad. En cuáles acciones. Esto te mantendrá consciente de la importancia que tiene para ti, lo que haces, y el para qué lo haces. Esto es parte de ti y de tu autoestima.

¡ANIMO!, la vida es cada día y cada momento cuenta.

Con Gran Actitud…Emil Pacheco Sandrea

Coach Personal
Emil Pacheco Sandrea, Coach Personal, despierta tu genialidad; te acompaña en el viaje a tu éxito; al viaje al centro de ti donde está un baúl con tesoros esperando que les permitas salir. Lee sus artículos