Colegas Nómadas,  se acaban las vacaciones, los días de sol y playa, todo vuelve a tomar su rumbo habitual; el trabajo, la búsqueda de empleo, los niños regresan al cole, el retorno a las rutinas diarias, y todo el estrés del día a día: todo ésto desde éste país que es ahora tu nuevo hogar.

Es la segunda vez del año en el que todo inicia de nuevo, para mí, es como una especie de segundo mes de Enero. Y me parece una gran oportunidad, para empezar este ciclo hablándoles del Ángel de la guarda o Ángel custodio, y también para pedirle al custodio de cada uno de nosotros, al protector y guía de Nómadas con Raíces que nos acompañe y nos proteja, para iniciar este ciclo con el reconocimiento y la bendición de que, aunque lejos de nuestro hogar, podemos empezar una vez más.

Ángel de la guarda

El Ángel de la guarda es un ángel asignado a cada uno de nosotros, independientemente de nuestras creencias religiosas, para guiarnos y acompañarnos en todo momento. Es el puente entre la fuente creadora y nosotros. Como todos los ángeles y arcángeles, el Ángel de la guarda es un ser de luz, que no pertenece a ninguna religión, aunque se sabe de él y de su existencia por las referencias encontradas en muchos textos sagrados como la Biblia hebrea, la Biblia cristiana y el Corán entre otros, además por infinitos relatos de personas que han vivido muy de cerca su manifestación.
El culto a los ángeles de la guarda comenzó en la península ibérica y se extendió de allí a otros países, y es a partir de ese momento que se le empezó a rendir culto cada día 2 de octubre.

Misión

Una de sus misiones es la de ser como una especie de voz de la conciencia, que te indica el camino correcto, te ayuda, te consuela en los momentos de soledad, miedo o tristeza y te concede deseos cuando se los pides a él directamente.

El Ángel de la guarda es un ser de luz, que no pertenece a ninguna religión; es el puente entre la fuente creadora y nosotros.

El Ángel de la guarda está a tu lado derecho desde el mismo minuto en que vienes a éste mundo, ha estado contigo cada minuto de tu existencia, se montó a tu lado en ese avión cuando partiste de tu país y está allí recorriendo contigo este camino migratorio. Él te habla en susurro para advertirte cuando debes callar, te alerta cuando tienes cerca un problema, te llena de amor, ternura y protección; es dulce cuando es necesario, pero también es fuerte como el guerrero cuando debe defenderte, él también te da fuerzas para luchar con energía cada una de las batallas que te presenta la vida. Con su protección suele pasar que cuando estamos a punto de una situación grave, algo inexplicable nos salva de dicha situación y no sabemos cómo fue que nos salvamos.

Si abres tu corazón y tu conciencia, sin ningún tipo de prejuicios y le invitas a trabajar a tu lado, pidiéndole su ayuda, te abrirás al mundo angélico y cosas maravillosas empezarán a ocurrir.

¿Qué debes hacer para comunicarte con él?

  • Lo principal es creer en su existencia.
  • Empieza por hablarle directamente, cuéntale tus preocupaciones, y también tus dichas y alegrías, empezarás a ver que poco a poco las señales se irán haciendo más visibles y los problemas y preocupaciones se irán resolviendo más fácilmente.
  • Salúdale todos los días y dale las buenas noches antes de irte a la cama.
  • Conviértelo en tu compañero diario, en tu fiel y poderoso aliado.
  • Dale un nombre y explícale que así le llamaras cada vez que lo necesites.
  • Dale a conocer tus deseos con claridad y oralmente, él solo puede reconocer lo que quieres a través de tus palabras, tus gestos y tus acciones.
  • Invócale cuando tengas que realizar trámites, para que te ayude y se comunique con el ángel de la persona con quien tienes que entenderte, veraz que el proceso y el entendimiento son fluidos y armónicos.
  • Mantente atento a sus respuestas, siempre que tus pedidos vengan del corazón y de la pureza de tu alma, él responderá rápidamente.
  • Y no olvides nunca agradecer por su protección, su ayuda y su compañía.

Los ángeles son una manifestación de amor del creador para nosotros y que la única condición existente para que ellos se manifiesten en nuestras vidas y nos sirvan con su amor incondicional, es creyendo en su existencia, hablándoles, invocandoles y abriéndonos a ellos con fe, convicción y agradecimiento.

Hermosa comunidad Nómada, el Ángel de la guarda es un maravilloso regalo para ustedes de parte del padre universal, crean en él, él está feliz de poder cumplir su misión protegiéndoles. Yo por ahora los dejo en la mejor de las compañías, la de su Ángel custodio, espero hayan disfrutado de la lectura, y también espero contar con ustedes en la próxima edición. Ah! recuerda suscribirte.

Bendiciones y mucha luz Angelical para todos los Nómadas con Raíces en cualquiera que sea la parte del mundo donde se encuentren.

Ángel-Guarda-y-Custodio

«Ángel de Dios, tú que eres mi guardián, pues la bondad divina me ha encomendado a ti, ilumina mis días y mis noches con tu amor, guárdame, defiéndeme, guiame y cuidame. Amén»