Camilo Rojas Hoyos

Un joven Chef pero con una gran experiencia, luchador, creativo y muy positivo. Ejemplo a seguir para todos aquellos jóvenes que tienen un sueño y que a pesar de los grandes sacrificios que hay que hacer para conseguirlo, la rendición no está en los planes. Entrevistamos a Camilo, un chef lleno de historia, profesionalidad y mucho, mucho corazón.

NCR: Nos encantaría conocerte ¿De dónde eres? Y ¿Cuánto tiempo llevas en España, brevemente cuéntanos cómo fue tu proceso migratorio?

Camilo: Soy de Manizales (Caldas) Colombia. Llevo en España 19 años, llegué a España porque mis padres buscaban un mejor futuro para mi y mis dos hermanos. Vivimos en diferentes ciudades españolas, cada una de ellas nos aportó diversas experiencias hasta que llegamos a Málaga, aquí nos asentamos y empezamos un camino desde hace 16 años. Málaga nos brindó algo muy similar a nuestra gente y nos hizo sentirnos más cerca de casa. Todo proceso migratorio es complejo, pasas momentos de tristeza recordando tu tierra, tu gente y tus raíces, pero como siempre he dicho es cuestión de perseverar y demostrar que todo el esfuerzo que en su momento hizo mi familia no podía caer en saco roto.

NCR: ¿Qué experiencias positivas y negativas marcaron tu camino, como chef, hasta llegar a ser el Chef Executive de Anyway Winebar y Sous-chef y creativo de Los Patios de Beatas?

Camilo: Muchísimas cosas positivas, podría decir que conocer diferentes culturas, idiomas y sobre todo, diversas gastronomías que ayudaron a abrir mi mente. Gracias a esto he podido fusionar diferentes técnicas gastronómicas en un mismo plato.

Si tengo que destacar algo “negativo”, lo más complicado para mí, fue salir de mi  zona de confort (separarme de mi familia), porque desde muy joven tuve que irme fuera de España a trabajar y formarme, eso sí, con un claro objetivo… cumplir mi sueño.

NCR: Nos encantaría que nos contaras cómo fueron tus inicios como Chef, estudios, prácticas, tu trayectoria desde la óptica de un inmigrante.

Camilo: Mis inicios en este oficio fueron los domingos en familia, ver a mis padres cocinar para familiares y amigos, eso hizo que comprendiera que la cocina es hermandad y tradición. Estudié cocina en la escuela de hostelería de Archidona (Málaga). De ahí, me fui a trabajar a Siena (Italia), luego a Amsterdam (Holanda), también realicé un Máster de platos vanguardistas en el Basque Culinary Center (San Sebastián).
Como inmigrante no ha sido un camino de flores, pero por nuestra forma de ser y de expresarnos tanto culturalmente como gastronómicamente, nos hemos integrado a la sociedad muy rápido.

NCR: Háblanos un poco de tu oferta gastronómica ¿Cómo definirías tu cocina? ¿Cuál es tu plato estrella?

Camilo: Mi cocina se ha ido definiendo con el pasar de los años. Baso mi cocina en sabores cítricos muy condimentados, un sabor fuerte gracias a mis experiencias en restaurantes mexicanos y aprovecho para mencionar a mi mentor, el Chef Pedro Mouneu (Los Pilones, Amsterdam).
¿Mi plato estrella?. No podría describir un plato en particular ya que pienso que sería encasillarme o darle nombre a algo que no soy. Todos los días me reinvento e intento hacer de mis platos el plato estrella. Pero si tuviera que deciros alguno en particular del que estoy orgulloso de haber creado, sería mi Ceviche de Corvina.

NCR: Danos las coordenadas como redes sociales, en donde y como te conseguimos

Me podéis encontrar en mi Instagram @rojaschef2
También podéis degustar mi cocina en Los Patios de Beatas & Anyway Winebar

NCR: ¿Les darías alguna receta a nuestros Nómadas con Raíces, una receta que invite a integrarnos a la cultura española?Como tú lo expresas, una receta que fusiona la cocina mediterránea con nuestras tierras.

Camilo: Tenemos suerte, los latinoamericanos coincidimos en muchas recetas similares, en España, tenemos un caldo muy popular llamado «Puchero Andaluz», que para la temporada en la que estamos viene de escándalo. Tanto en Colombia, Cuba, Venezuela, entre otros países latinoamericanos lo encontramos en diferentes versiones, me refiero a nuestro famoso «Sancocho».

Para que lo comprobéis os dejo la receta:

RECETA PUCHERO ANDALUZ:

Ingredientes:

  • 1/2 kilo de jarrete de ternera (Lagarto de ternera)
  • Media gallina o pollo o pavo sin piel, o un cuarto trasero
  • 1 hueso fresco de ternera
  • 1 trozo de tocino de papada fresco (yo lo suprimo para aligerar el plato)
  • Un hueso de jamón
  • 1 hueso de espinazo salado
  • Una corteza añeja de cerdo
  • 1 costilleja salada
  • Un hueso de caña salado
  • 250 gr de garbanzos lechosos en remojo desde la noche anterior
  • 1 zanahoria
  • Una penca de apio
  • 1 patata
  • Un puerro
  • 1 puñado de fideos o arroz
  • Hierbabuena (El toque final)

Preparación:

Ponemos en una olla grande los garbanzos y verduras peladas, pero enteras (en bolsa legumbrera), las carnes y los huesos, y los cubrimos de agua. Hay que espumar muy bien el caldo y cuando empiece el hervor, esperar a que deje de tener espuma para cerrar la olla. En olla a presión, según las características, serán necesarios entre 30 y 45 minutos. A fuego lento se necesitan al menos 3 horas.

La carne debe quedar muy tierna y si se va consumiendo el agua añadiremos más agua sin que llegue a perderse el hervor. Al abrir la olla sacamos las carnes y la legumbrera con los garbanzos y verduras, colamos el caldo y volver a ponerlo al fuego.

Al caldo colado se añaden arroz o fideos al gusto, y cuando estén en su punto volvemos a incorporar los garbanzos, la patata y zanahoria troceadas y unas ramas de hierbabuena. Se sirve muy calentito. ¡Buen provecho!

NCR: Y para culminar les puedes regalar algún mensaje motivador que te haya servido a ti a salir de los momentos difíciles, a aquellos Nómadas con Raíces que como tu han dejado su país de origen.

Camilo: En mi corta experiencia de vida mi mejor consejo es que si creéis en algo, id a por ello, se van a encontrar con obstáculos pero el más grande ya lo pasaron que fue dejar su tierra, su familia y sus raíces. Ahora es el momento de demostrarse que aquel sacrificio no ha sido en vano.

«Que no se te olvide que la guerra la tienes contigo mismo, confía en ti».