DORA ORTÍZ

Dora Ortíz una paraguaya que tiene varios años viviendo en España, en Málaga desde hace un par de años y en esta estupenda entrevista nos invita a pasearnos y degustar su magnífica cocina de mezclas latinoamericanas, con los ingredientes y sabores Ibéricos. Disfrutando de sus tejidos gastronómicos que se van mezclando, como una tela de araña dando como resultado un Ñanduti de sabores y cultura.

Los latinoamericanos venimos de un mundo de muchos sabores e influencias ¿cómo influye esto en tu cocina?

Positivamente, puedo jugar con muchos sabores de frutas, verduras, sabores originales que aquí no se conocen o que apenas empiezan a conocerse. Lo que para mí es típico o normal aquí es exótico o diferente. Pero cuando la gente lo prueba, se enamora, como ejemplo nombraría el uso de frutos tropicales como la guayaba, el maracuyá o la papaya. De hecho tenemos un zumo natural con guayaba pera y naranja que tiene mucho éxito.

¿Qué te motivó a estudiar cocina?

No existe una motivación única, es algo que se lleva dentro y desde muy pequeña me encantaba estar en la cocina probando cosas diferentes, o al menos creía que eran diferentes. Muchos niños no se atreven a probar lo desconocido, pues yo todo lo contrario, cuanto más raro, más ganas tenía de probarlo, y así fue creciendo mi vocación.

En tu página web nos hablas que en el 2012 se te presentó la oportunidad de formarte en una de las mejores escuelas en hostelería como es BellArt, háblanos de esa experiencia y que te aportó la escuela.

Me aportó muchas cosas: técnicas, conocimientos a varios niveles (desde gestión de restaurante a marketing, de la cocina española a la cocina japonesa, etc…) y sobre todos experiencia personal. El hecho de conocer a muchas personas de varios países amplía el abanico de conocimiento de sabores desconocidos, culturas que no conocía, cada región de un país puede ser tan versátil, diferente y única. Por otra parte también me enseñó a trabajar en equipo, fundamental para poder trabajar en este mundo tan competitivo. Esa formación en la BellArt ha sido una experiencia única que volvería a repetir mil veces, y se lo recomiendo a cualquier persona que tenga esta vocación en el interior.

¿Cómo influyó tus estudios en Bell Art en tu cocina? y en esas tradiciones Latinoamericanas que nos hablas ¿Aun crees en la magia?

La cocina latinoamericana tiene su propia magia, indiscutiblemente. BellArt me aportó muchísimos más conocimientos a nivel cultural, gastronómicamente hablando. Como ejemplo yo no conocía nada de la cocina peruana, que mucho más allá de lo que te pueda enseñar una escuela, aprender de una persona de ese mismo país está a otro nivel. La cocina venezolana, poco conocida aquí en España, también tiene sus matices y sabores y todo esto lo aprendí en la escuela de cocina. La magia de convivir con varias culturas es el verdadero aprendizaje

También obtuviste un título de Post Grado de Chef en Bio Dietética. Nos Llama la atención la palabra Bio Dietética ¿De qué se trata? Y ¿Cómo la aplicas en tu cocina?

La Bio-dietética trata de productos de kilómetro 0, de sostenibilidad, sustitutos alimentarios para gente que no come carne, ni pescado, o con alguna intolerancia o alergia alimentaria pero que quiere seguir disfrutando de la comida. También trata del conocimiento de los alimentos a nivel calórico y proteico, lo que permite elaborar platos equilibrados, sanos y sobre todo sabrosos. Eso me permite cada día elaborar platos y postres de gran calidad que aportan todos los nutrientes y proteínas que el cuerpo necesita, sin pasarse de azúcares o grasas saturadas por ejemplo.

Como todos tus estudios y los múltiples viajes a Europa y tus orígenes paraguayos te llevan a crear este tejido de tela de araña llamado Ñanduti

Como bien dices, tras formarme en la escuela y trabajar en varios restaurantes, viaje a muchos países para descubrir su gastronomía y aprender mucho. Mis viajes me enseñaron a apreciar la calidad de los productos de cada región que he visitado con los platos riquísimos que he probado, y que puedo decir de mi querido Paraguay donde los platos de mi infancia y sobre todo los recuerdos siempre me vuelven a alegrar y motivar para seguir trabajando con muchas ganas de mejorar y seguir avanzando. Málaga para mi significa una gran aventura y tras unos meses, viviendo aquí y aprendiendo de los mejores, ya era hora de salir de mi zona de confort y emprender. Vi que la repostería local, se había estancado y con las calidades de los productos tan excelentes y poco explotados que se encuentra aquí, decidí lanzarme y montar Ñanduti.

Háblanos ¿Qué es Ñanduti?

Ñanduti es un sueño, una ilusión y sobre todo un lugar donde disfrutar de increíbles postres. Como comentabas en la pregunta anterior, significa tela de araña en guaraní, idioma oficial de Paraguay, pero también guarda una historia de amor y si hablamos de amor nada como la cocina que en mi opinión es la expresión máxima del cariño o amor que se puede tener hacia las personas que nos rodean. Es un trabajo muy minucioso, con muchos detalles y mucho mimo sobre todo con mucho amor. Después de un año y medio, Ñanduti va cogiendo forma y la aceptación del público malagueño es muy buena. Y sobre todo, en nuestro local, tenemos el obrador completamente abierto, para que la gente vea cómo trabajamos, el contacto con la gente es muy importante. Todo esto reunido es Ñanduti.

Nos podrías regalar un mensaje motivador para todos aquellos que como tu están abordando el irse a otro lugar con solo sus sueños en una maleta.

Emprende, aprende, sueña, pero sueña fuerte y no te rindas. Trabaja para que eso ocurra y sobre todo nunca te rindas. Mucha gente no creerá en ti, ni en tus sueños, pero lo único que importa es que tus objetivos estén claros. Emprender en todos los ámbitos de la vida es muy gratificante pero muy sacrificado, por eso es importante tener un objetivo claro y no rendirse nunca.