El pasado jueves 14 de marzo, la pastelería Ñandutí by Dora Ortiz cumplió dos años en Málaga, la propietaria Dora Ortiz, paraguaya de nacimiento, una mujer valiente que emigró a Barcelona en 2005 en uno de sus viajes por España, se enamoró de Málaga y eligió nuestra ciudad para emprender su primer proyecto en solitario.

Su formación académica en escuelas de gran prestigio mundial como la Escuela Bellart y la Universitat de Vic y de la mano de grandes chefs y pasteleros como su mentor Àlex Suñé (Restaurante mil9121), María José Mandizábal, trabajó junto a Gastón Acurio (Restaurante Tanta – Bcn) y luego con Dani García (La Moraga – Marbella), inspirada por Pierre Hermé, Michel Bras, Frédéric Bau, entre otros, “tejió su sueño” repleto de profesionalidad, magia, creatividad, ilusión y una excelente calidad.

Cuando le preguntamos cuál era el significado de la palabra Ñandutí, explicó, que en la lengua guaraní significa tela de araña, que dichos “insectos” tejen sus telas de manera metódica y siguiendo “cierto patrón”, en Ñandutí by Dora Ortiz, se produce pastelería artesanal y el pan está hecho a mano día a día en su obrador. Cuando entráis allí, lo primero que os encontráis es una sonrisa, un sabor único, diferente a todo lo que habéis probado en Málaga. Dora fusiona la repostería paraguaya, francesa y española, el resultado es un producto verdaderamente especial; porque su premisa, es siempre la misma, emplear materias primas de alta calidad, con lo cual, el resultado es EXCELENTE.

¡Enhorabuena Dora!