En pos de comprender los movimientos que se están realizando para lograr que Venezuela alcance el camino hacia la libertad, la estabilización y la democracia, esta vez me ocupo de revisar lo que ha sucedido en la ONU en fecha 27 de febrero del año de 2019.

Comienzo por echar un vistazo a la Organización de las Naciones Unidas, la cual nació en 1945, después de la Segunda Guerra Mundial, como órgano para establecer la paz entre las naciones, con la afluencia de 51 países signatarios (que hoy en día ha alcanzado el número de 193 miembros).

La ONUconsta de seis órganos en su organización, los cuales son: la Asamblea General, el Consejo de Seguridad, el Consejo Económico y Social, el Consejo de Administración Fiduciaria, la Corte Internacional de Justicia y la Secretaría. La Asamblea General es el seno de todos los 193 miembros de la organización, donde se delibera sobre cuestiones de interés mundial, contando cada miembro con un voto.

Por su parte, el Consejo de Seguridad, es el órgano encargado del mantenimiento de la paz y seguridad mundiales; es el único órgano que obliga, por orden de la Carta constitutiva, a todos los miembros de las Naciones Unidas a acatar sus disposiciones. Está constituido por 15 miembros, los cuales poseen un voto cada uno y su presidencia es rotativa mensualmente entre sus miembros en orden alfabético en inglés; durante el presente mes de Febrero, está presidido por Guinea Ecuatorial, y en el siguiente mes de Marzo será presidido por Francia.

Ante cualquier controversia, el Consejo de Seguridad optará por proponer un acuerdo pacífico entre las partes, sin embargo, tiene capacidad para imponer embargos y/o sanciones económicas y hasta puede autorizar el uso de la fuerza para hacer cumplir sus mandatos.

Ahora bien, en la fecha que nos ocupa, Estados Unidos convocó una sesión extraordinaria del Consejo de Seguridad para tratar la actual situación de Venezuela, con un texto que reclama la entrada de la ayuda humanitaria y la celebración de elecciones libres, y aún cuando Rusia y China se oponen radicalmente a considerar que la situación venezolana sea un problema político y económico, la convocatoria  obtuvo un total de 9 (nueve) votos a favor del total de 15 (quince) del Consejo de Seguridad (4 votos en contra y dos abstenciones), lo cual representa casi los dos tercios de votos.

Como puede apreciarse, así como Juan Guaidó en su rol de presidente interino ha obtenido el apoyo de 60 países, también en el Consejo de Seguridad se obtiene mayoría a la promoción de los dos temas más importantes para la resolución de la situación venezolana.

Pero lo más importante respecto a la reunión en el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas es el hecho de darle un cierto sustento legal a la moción y la posibilidad que, a futuro inmediato, la misma llegue a ser de obligatorio cumplimiento para todos los miembros de la ONU, es decir, tendría el apoyo de 193 países (independientemente de sus posiciones individuales). Y dada la posición del próximo presidente del Consejo de Seguridad (Francia) a partir del primero de Marzo (y siendo miembro permanente) que asegura que nuestro país está al borde del abismo y que se debe permitir que el pueblo se exprese libremente, podemos considerar que vamos en un camino seguro hacia la liberación de Venezuela.