¡¡Fresa, mucha fresa…!!?

Cada vez que me planteo hacer un postre tomo en cuenta desde quiénes son los comensales, hasta la receta que me inspire para ofrecer un fin de fiesta “inolvidable”, y por supuesto tener todos los ingredientes a mano.

Lo cierto es que todavía no ha llegado el día en el que alguien diga que no ha dejado espacio, después del entrante, primero y/o segundo, para degustar el postre.

 Hace pocos días recorría uno de los tantos mercados madrileños, y en todos pude apreciar una invitada inigualable: la fresa. Y claro, estamos en un buen momento para disfrutarlas. ¿Y de dónde provienen más del 80 – 90% de las que consumimos en España? de Huelva. Tierra andaluza, la misma a la que festejamos por su día en esta edición de Nómadas Con Raíces.

La experta en nutrición y química, Ángela Quintas describe al fruto sin utilizar mucha poesía pero empleando un concepto claro: “de color rojo brillante, dulce y sabroso”. En Occidente, apunta Quintas, es considerada la «reina de las frutas». Pero su valoración va mucho más allá, y es que “las fresas, y los fresones son poco calóricos. Tienen un valor energético de entre 27 y 34 kilocalorías por cada 100 gramos. Están compuestas principalmente por agua e hidratos de carbono y tienen un bajo porcentaje de proteínas” y como si esto fuera poco, es fuente de vitamina C.

Con estas propiedades ¿cómo no vamos a dedicar nuestra receta de hoy a la fresa? Y si introducimos el sabor de los frutos secos en la mezcla, la combinación será espectacular.

Roberto Bosquet, el nuevo “Best Foodie”(* )de España traía hace algunos días una receta que experimenta la mezcla de estos sabores integrando otra fruta, en este caso la pera, junto al dulzor que pueden aportar los dátiles. Una tarta sin azúcar y sin harinas. Muy fácil de hacer. En poco tiempo podrás convertir tu postre en el protagonista de una estupenda comida o una cena, o una merienda. Y es que cae bien en cualquier momento del día, os la dejo por apuntada.

INGREDIENTES_

Para la Base:

  • 100g Anacardos tostados
  • 40g dátiles
  • 20 g de aceite de coco
  • 1/2 cucharadita de ralladura de limón.

Preparación: Trituramos los anacardos previamente tostados en una sartén o en el horno. Añadiremos el resto de ingredientes. Los incorporamos y distribuimos en un molde de 15cm. Refrigeramos

La siguiente capa estará compuesta por:

  • 150 g de fresas
  • 100 g de manteca de anacardos (previamente tostados y triturados hasta que suelten su propia grasa y obtengamos una especie de crema)
  • 80g dátiles remojados previamente en agua tibia
  • 100 g de leche vegetal
  • 4 hojas de gelatina.

Preparación: Sumergimos la gelatina en agua fría durante 10 minutos. Mientras trituraremos el resto de ingredientes en cualquier procesador de alimentos.

Escurrimos las hojas de gelatina y las derretiremos unos pocos segundos en el microondas. Añadimos la gelatina a la mezcla y pasamos al molde. Refrigeramos hasta comprobar una textura sólida.

La siguiente capa estará compuesta por:

  • 100 gr de pera
  • 100 g de manteca de anacardos (repetimos procedimiento anterior)
  • 80 g de dátiles remojados
  • 100 g de leche vegetal
  • 4 hojas de gelatina.

Repetimos procedimiento

Para el toque final en la decoración podremos utilizar chocolate negro derretido y unas fresas que coronen nuestra tarta. Y ¡a disfrutar¡ sin remordimientos…

 

*Un foodie busca nuevas experiencias de comida como un pasatiempo en lugar de simplemente comer fuera por comodidad o hambre.