Aunque parezca mentira, esto lo he estado escuchando desde que tenía uso de razón, pero no solo en Venezuela, sino ya también en España, esa frase típica que soltaba mi madre cuando estaba molesta con mi padre pero me lo decía a mi ¡jajaja! como si yo tuviera algo que ver en ese problema, y además como me pusiera muy «farruco» (Indolente o altanero), un guantazo me llevaba y de gratis. “Madre hay una sola, pero padre hay como 20” ¡jajaja!. Una verdad absoluta, cada vez que lo pienso y mucho más ahora a mis 35 años, ¡puffs! los repasos que se llevaba León (mi padre).

Bueno a lo que vamos, aunque parezca mentira, en mi casa cuando estaba todo el mundo (papá, hermana, sobrina, el perro y los loros) pero no estaba mamá, te lo juro que la casa estaba vacía, pero solamente el hecho de saber que estaba ella allí, aunque no había nadie más, la casa se sentía llena; es esa sensación de sentirse arropado por esa persona que es tan especial en nuestras vidas, tanto que muchas de ellas han tenido que ser madres y padres a la vez.

La mujer es muy importante en nuestra sociedad hispanohablante, es una pieza fundamental en el puzzle de la vida, lo han dado todo por nada y ellas nos enseñan una parte esencial de nuestra cultura, cómo comportarnos en la sociedad y, sobre todo, ser humildes pero sin dejarnos engañar, porque es sumamente importante tener unos padres estrictos y que los valores que nos enseñan sea la base fundamental de un principio de vida perfecto, el que es buen hijo, seguro será buen padre, nunca falla ese dicho. Día de la madre es para mi todos los días, y creo que la mejor manera de hacerla feliz es no dándole “dolores de cabeza” ni preocupándola con malas acciones, ahora y siempre.

¡La madre, con razón o sin razón, que buenas están sus arepas de cazón! y aquí les dejo la receta_

Ingredientes_

Sofrito de cebollita       

1 Kg de Cazón

Pimiento verde

Ajo

Pimiento rojo

Laurel

Preparación_

En una sartén a fuego medio, con 100 ml de AOVE, rehogamos los vegetales hasta “pocharlos”. Por otro lado cogemos el cazón ya limpio, lo escaldamos en agua caliente con vinagre y lo dejamos reposar. Una vez listo agregamos el sofrito al cazón en una cazuela con 1 vaso de agua y removemos por 15 min. a fuego medio, una vez lista la mezcla podemos utilizarla para rellenar empanadas o sencillamente comerlo con arroz cocido ¡ummm!

¡FELIZ DÍA DE LAS MADRES!