¿A qué nos referimos con vinos inteligentes? hacemos alusión a que un vino es inteligente, aquel caldo de elaboración mimada y cuidada, desde la recogida de la uva hasta el producto final. Todo ello conjugado con una calidad exquisita, de un producto gourmet, sin olvidar un precio competitivo en el mercado al alcance de cualquier bolsillo.

A todos nos encanta poder disfrutar de un buen vino, con nuestros allegados, en un ambiente jovial y divertido, acompañado a su vez de una comida exquisita, pero nunca sin olvidar, que para disfrutar no es necesario derrochar.

¿A qué aludimos con que no es necesario derrochar? ¡Sí! Lo estás leyendo bien querido lector, para esas reuniones de amigos y familiares, tenemos los famosos vinos inteligentes. Aquellos caldos de calidad exquisita, pero a precios increíblemente económicos, que podemos encontrar en cualquier supermercado de renombre que habitualmente frecuentamos. Con dichos vinos pretendemos buscar calidad sin tener que pagar por marcas prestigiosas, D.O (denominación de origen) o bodegas milenarias.

Si al día de hoy tuviera que organizar una cena o una cata de vinos con mis amigos, sin duda alguna recurriría a mis súper de toda la vida, que nunca me falla en cuestión de calidad-precio.

Sin ir más lejos como buena amante del sector vitivinícola, recurría al supermercado Lidl, en el cual podemos encontrar multitud de caldos, con los que sorprender a nuestros invitados, a la vez que brillar con luz propia con un producto 10. En este super encontramos por ejemplo “Coto de Ibedo”, un vino blanco, de D.O Ribeiro.

Bien cabe destacar, que si tuviéramos que puntuarlo mediante una de las mejores guías mundiales de referencias de vinos, como sucede con la guía Peñin, recibiría una puntuación de 88 sobre 100. No cabe duda que estamos ante un vino de gran potencial y calidad.

Málaga, nuestra ciudad de acogida, nos sorprende por ejemplo con un espumoso blanco, elaborado en la pequeña bodega de Jorge Ordóñez, Botani un espumoso blanco 100% moscatel, el cual lo encontramos fácilmente en el Eroski de al lado de nuestra casa, o en el SuperSol de nuestro barrio. Dicho caldo es perfecto para maridarlo tanto antes, durante o después de nuestra reunión, con todo tipo de comida, ya que su burbuja fina y delicada potencia cada uno de nuestros bocados.

Con lo que quedamos totalmente enamorados de este caldo malagueño, ofrecido por una tierra tan bella. 

¡Hasta la siguiente… y FELIZ DÍA DE ANDALUCÍA!