Desde que tenemos uso de razón, siempre hemos consumido mariscos, pescados y vegetales, mucho más en diciembre. Pero sabemos realmente el ¿por qué?. Desde el nacimiento de Jesús, la Iglesia proclamó la Navidad fiesta de solemnidad con vigilia de ayuno y abstinencia. El día anterior, 24 de diciembre, había que hacer penitencia y mortificar el cuerpo para participar del misterio de Belén, y eso se traducía en una sola comida al día, sin carne. De modo que en Nochebuena no sólo había que comer únicamente verduras, huevos o pescado, sino además, poca. Se permitía una sola comida de cantidad normal y dos pequeños almuerzos (llamados colaciones) que juntos no podían superar la sustancia de una manduca (sustento, alimento o comida) habitual. De modo que el 24 de diciembre se hacía la colación de vigilia de Navidad como una cena ligera, con tiempo para tener el estómago vacío durante las tres horas previas a asistir a la Misa de Gallo. De cualquier manera, la ley religiosa influyó en la gastronomía navideña de manera parecida a la de Cuaresma. De ahí viene la costumbre de comer pescado, marisco y platos vegetales con caldo, lombarda (variedad de col morada) o berza (variedad vasta de col) en Navidad.

La famosa sopa de almendras era otra de las alternativas disponibles, igual que algunas recetas que se han perdido con el tiempo como la ensalada de Nochebuena —que sigue vigente en México— o el Nochebueno, un pastel grande de aceite, almendras, piñones y especias que se preparaba para la colación del 24. Lo importante es que la gastronomía, siempre se ha adaptado a los tiempos y lugares, así pues, tomando vertientes diferentes, gastronómicamente hablando, da igual lo que nos gastemos en comida en estas fechas decembrinas, sin duda, lo mejor es disfrutar de una buena compañía…

¡Pero si es con Champagne y Ostras mucho mejor!

Les dejo una receta muy fácil para estas navidades, si tienen alguna duda pueden escribirme y los ayudaré encantado.

 Berberechos_a _la _marineraPor Elias Tang

Berberechos a la marinera (dificultad baja)

Ingredientes para 4 personas:

  • 1 kg berberechos
  •  2 dientes de Ajo y 200 gr de perejil
  • 30ml Aceite oliva
  • 100ml Vino blanco (albariño)

Preparación:  

Metemos en un vaso de triturar el ajo con el perejil y el Aceite de oliva, le damos unos golpes para triturar y reservamos. Metemos en una sartén o cazo el vino y dejamos reducir 2 min a fuego fuerte; luego agregamos la mezcla reservada y dejamos al fuego 1 minuto más, y de último agregamos los berberechos sin dejar de mover y vamos mirando cómo se van abriendo uno a uno los berberechos.

Consejo: Berberecho abierto lo vamos sacando para que no se cocine más de lo normal, una vez abiertos todos, servimos en un bol decoramos con una ramita de perejil arriba y acompañamos de pan cateto «pa’ mojar en el caldo».

¡Buen provecho!