en Islandia, de un total de 216 aprobaciones fue una noticia impensable apenas pocos años atrás.

Ejemplos concretos 

El balance del año por terminar nos permite citar también ejemplos de individualidades venezolanas (sin desestimar sus equipos de trabajo o las personas de su entorno que han sido decisivas en sus respectivos éxitos), de las cuales he seleccionado muy pocos casos por razones meramente de espacio (seguramente el lector de este articulo podrá citar muchos de los numerosos casos omitidos), pero intentando abarcar la mayor cantidad de campos del quehacer humano. 

He incluido en algunos ejemplos, logros y éxitos que se remontan a pocos años atrás, pero que en todo caso ponen de relieve la culminación de prolongados esfuerzos y de una irrenunciable perseverancia. 

Algunos de estos compatriotas han tenido resonancia en los medios de comunicación de masas, mientras que otros (igualmente exitosos en sus áreas de desempeño) han tenido difusión en medios más especializados, pero no masivos (haciendo clic en los nombres podrán acceder a más información). Sin embargo, la contribución de estos venezolanos está igualmente dejando profunda y positiva huella en las naciones donde actualmente se encuentran y realzando la imagen del país que ha sido tan golpeada.

Nella Rojas (músico, cantante) Maria Angela Capello (geofísico)

Andoni Goicoechea (emprendedor, medico) Joanna Hausmann (comediante)

Omar Arias (físico, médico) Karina Sainz (escritora, periodista)

Evelyn Miralles (ingeniera) Josef Martínez (futbolista)

William Bracamonte (medico, investigador) Enrique Limardo (chef)

Ivan Mendoza Mujica (médico) Rodrigo Blanco Calderón (escritor)

Jon Paul Rodriguez (biólogo) Gillermo Krovblit (ingeniero)

Esta ínfima lista de exitosos migrantes venezolanos evidencia varias cosas: los venezolanos se han destacado en varios países gracias a su excelente desempeño desde hace muchos años; el espectro generacional abarcado es un fiel reflejo de la calidad de nuestra educación; la variedad geográfica de los escenarios de éxito habla a las claras de la amplia dispersión de la diáspora, su visión y actitud cosmopolita, así como la capacidad de adaptación que nos caracteriza. 

Notará el lector que la mayoría de los ejemplos de individualidades exitosas corresponden a las nuevas generaciones (algunos no mayores a 40 años, otros en torno a esta edad) cuyos logros han tenido lugar entre 2018 y 2019. Esto lo hice para destacar que el futuro de ellos se vislumbra como un largo camino de conquistas profesionales que podrá contribuir a la recuperación del país, en tanto y en cuanto ellos mantengan su disposición a apoyar el renacimiento de Venezuela.

Conclusión del balance de fin de año

Finalmente, podemos concluir que Venezuela tiene el talento humano, la visión y la capacidad de salir adelante como nación a partir del trabajo y contribución conjuntos de sus hijos, tanto de los que permanecen dentro de sus fronteras como de los que se han visto en la necesidad de migrar.

 No ha sido ni será fácil la reconstrucción de la república, pero contamos con la voluminosa y prácticamente “omnipresente” diáspora venezolana, la cual servirá para establecer lazos por doquier y transformar en oportunidades de emprendimientos y negocios para Venezuela y los países de acogida, en un tiempo futuro de condiciones adecuadas. 

Solo falta responder una pregunta que puede resultar inquietante y, para algunos, plena de ansiedad: ¿Cuándo? En este punto, se ponen a prueba tres elementos (dos ya demostrados en los párrafos precedentes): resiliencia y perseverancia, y tengo para mí que el tercer elemento clave es la fe (“»La fe es garantía de lo que se espera; la prueba de las realidades que [aún]no se ven» (Heb 11:1) ¡Con esos elementos, seguramente, lo lograremos pronto!