Era la mañana del sábado, y aún permanecía en cama. Es primero de diciembre. Ya para esta fecha mi mamá y yo habíamos empezado a organizar el dia de hacer hallacas. Todos los años tradicionalmente nos reuníamos en familia a hacer las multisapidas. Mi esposa, mi madre y yo nos encargábamos del “mise en place” y de hacer el guiso. Mi papá se encargaba de lavar las hojas de plátano. Mis hermanos, amarraban las hallacas mientras escuchábamos gaitas. Hoy mi hermana está en Estados Unidos, mis padres en la isla de Margarita y yo en Argentina. 

Arropado por la nostalgia escribí unos versos y los pasé al grupo de la familia de Whatsapp:

                  I

Hoy despierta la mañana

Con el sol en el camino

Susurran las paraulatas

Que es ambiente decembrino

                    II

Huele a guiso, huele a hallaca

Con pasas, sazón y vino

Y el ambiente de la casa

Lleno de grandes amigos

                     III

Así eran las navidades

En mi humilde domicilio

Hoy recuerdo sus bondades

Tristemente en el exilio.

                    IV

Mi familia está muy lejos

Y no huele a navidad

Extraño mucho a mis viejos

Siempre llenos de bondad.

                    V

Me toca sonar la gaita

Y a estos pibes enseñar

Como se canta y se baila

La buena zulianidad

Mi hermano que es un echador de vaina Sine qua non me responde con los siguientes versos. 

                    VI

Con un burro sabanero

Y otro burro en el gobierno

Se van pasando los días

Y en diciembre me despierto

                 VIII

Lo pasamos en la isla

Y nos bañamos vestidos

Pa ver si el año que viene

Vamos a estados unidos.

                  IX

Pa Argentina también vamos

Pero solo de paseo

Pues de México Pa abajo

Todo es un tremendo peo.

                     X

Y aunque llegó navidad

Y para vernos no hay chance

No se entristezcan hermanos

Porque Pa allá es que es  pa’lante

Más tarde mi papá que es un gaitero de nacimiento, le monta un estribillo y hace una gaia de estos versos. Un crack!

A mí me tocó escribir

Para esos versos sencillos

De la gaita el estribillo

De Hilde y Luis Villasmil.

Desde  USA, la Argentina y la isla de Margarita

El corazón nos palpita

Y vamos a celebrar,

Y vamos a celebrar

Navidades muy bonitas. 

Lo que más extraña el migrante es a su familia. Mi familia es de aquellas donde entre todos nos damos ánimo para seguir adelante, no importa que tan lejos estemos.  Nos juntamos para construir alegría, cada uno a su manera. Así mismo se construyó esta gaita.