El derecho de Asilo, técnicamente denominado Protección Internacional, es un derecho humano internacional recogido en la Declaración Universal de los Derechos Humanos, la Convención de Ginebra, la Carta de Derechos Fundamentales de la Unión Europea de 2007, la Constitución Española y en la Ley de Asilo, el cual consiste en la protección ofrecida por un Estado a determinadas personas cuyos derechos fundamentales se encuentran amenazados por actos de persecución o violencia.

Así, toda persona tiene derecho de buscar protección fuera de su país de origen o de residencia habitual y disfrutar de ella en caso de huir de un conflicto que pone su vida en peligro y tener fundados temores de ser perseguida por motivos de raza, religión, nacionalidad, opinión política o pertenencia a un determinado grupo social. La persecución por motivos de género, incluida aquella motivada por la preferencia sexual y la identidad de género, están incluidas en las causas de persecución que reconoce este derecho.

A través de la Convención Internacional de Ginebra se establece quién es una persona refugiada y se decide a quienes se les garantiza el asilo. Fue aprobada en 1951 con el fin de proteger a los refugiados europeos después de la 2ª Guerra Mundial. España y más de 140 países la han firmado y están obligados a su cumplimiento.

La característica principal del asilo es el principio de no devolución, el cual prohíbe a los estados por el Derecho Internacional a expulsar o devolver a una persona al territorio de cualquier país en el que su vida o su libertad se encuentran amenazadas o en el que pueda sufrir tortura, tratos inhumanos o vulneración de sus derechos humanos fundamentales.

¿Cuál es el procedimiento?

Cuando una persona tiene intención de solicitar Asilo en España, es porque está pidiendo protección al gobierno español como consecuencia de haber tenido que abandonar su país ante el temor por su vida o integridad física.

El proceso ha de iniciarlo directamente la persona solicitante, dirigiéndose directamente a la Comisaría Provincial de Policía Nacional (Jefatura Superior de Policía) y se le asignará cita para iniciar el trámite. Debe presentarse en el plazo máximo de 1 mes a contar desde la fecha de entrada en España. Si hubiese transcurrido más de un mes, puede igualmente realizar la solicitud siempre que justifique las razones que han ocasionado dicho retraso.

La solicitud consiste en una entrevista que realiza el funcionario de policía con la finalidad de rellenar un formulario que, una vez firmado por las partes, se enviará a la OFICINA DE ASILO Y REFUGIO, oficina a la que le corresponde examinar su solicitud y que se encuentra en Madrid de modo que el envío a dicha Oficina se realizará por parte de la Policía ese mismo día vía FAX. El funcionario de policía que le entreviste le irá realizando inicialmente, una serie de preguntas cortas sobre sus datos personales, familiares e itinerario del viaje. Es el momento de, si en el futuro quiere hacer extensiva su solicitud de protección a un miembro de la familia directo (padre/madre/hijo o hija menor de edad o cónyuge o pareja) que no le haya acompañado en este viaje pero que tenga intención de reunirse con usted, dé sus datos completos y manifieste que quiere extender la solicitud a esas personas: por ejemplo, si ha llegado a España acompañado de sus dos hijos menores y queda un hijo en el país de origen que ha quedado al cuidado de un familiar, facilite sus datos y en el futuro, podrá realizar la “extensión de su estatuto de protección”.

Una vez se ha finalizado el cuestionario, comienza la última parte de la entrevista que consiste en una declaración en la que deberá exponer, de la forma más detallada posible, las razones por las que solicita protección relatando con precisión y llevando un orden cronológico de los hechos qué han ocurrido en el país de nacionalidad o residencia: qué razones le han llevado a abandonar el país, con especial hincapié en la situación actual y expresar con claridad las razones por las que teme o no puede regresar a dicho país. Además, deberá presentar su documento de identidad (aunque esté caducado) así como aquellos documentos que prueben lo alegado tales como denuncias, certificados de organizaciones, asociaciones, partidos políticos o colectivos a los que pertenezca, carnets de miembro, afiliado a partidos políticos o sindicatos, ONGs, etc. En el caso que no pueda aportar documentos de apoyo porque conseguirlos implicase un riesgo para usted o sus familiares o, por ejemplo, que no haya podido interponer una denuncia de un hecho que sucedió es importante que justifique por qué razón no puede conseguir esos documentos o no pudo interponer dicha denuncia.

Tras formular la solicitud de protección, como se indica, se remite a la Oficina de Asilo y Refugio que recibe la solicitud, su documento de identidad y la copia de los documentos de apoyo a la misma. El plazo para la respuesta sobre la admisión o no a trámite de la petición es de 1 mes. Durante ese mes, se le entrega al solicitante un volante provisional para que se encuentre documentado como solicitante de protección (en espera de admisión). Dicho volante es identificativo, debiendo llevarlo consigo junto con su Pasaporte. Si durante ese mes obtuviese algún documento de prueba que no haya aportado a la solicitud, debe llevarlo a la Comisaría para que se anexe a su expediente.

Transcurrido el mes, debe presentarse nuevamente en la Comisaría de Policía Nacional que le notificará la respuesta que se ha dictado.

Si la solicitud es admitida, se le retira dicho volante provisional y será documentado con una tarjeta de solicitante de protección de 63 meses de duración.

Así mismo, deberá entregar los originales de los documentos de apoyo de su solicitud; anteriormente se entregaba en este acto el pasaporte original, pero este ha sido suprimido, por lo cual ahora no se le retirará el pasaporte en ningún momento. Esta tarjeta que coloquialmente conocemos como Tarjeta Roja va prorrogándose regularmente hasta que se adopte la decisión definitiva en el proceso de protección. Aunque la condición del solicitante mientras dura el proceso de asilo o protección no es de residente en España, su permanencia en territorio será legal, siendo autorizado a trabajar a partir de los seis meses a contar desde el día que formuló la solicitud.

A tener en cuenta_

1. Pruebas

Durante el proceso de asilo, se podrá presentar la documentación en apoyo de su solicitud que no haya podido presentar al inicio de la misma.

2. Permiso de trabajo

La autorización de trabajo no requiere presentar contrato de trabajo ni periodos de cotización en España para que sea prorrogada sino que se concede a partir de los seis meses a contar desde que se presentó la solicitud de asilo y con cada tarjeta de solicitante que se vaya renovando, se irá prorrogando la autorización.

3. Asistencia sanitaria

La tarjeta sanitaria de los menores (menores de 18 años) pueden tramitarla desde su llegada a España: será suficiente con su pasaporte y un volante de empadronamiento (han de estar registrados en algún ayuntamiento), debe dirigirse al centro de salud más cercano a su domicilio y en el mostrador de información le indicaran como tramitar dicha tarjeta sanitaria. Los adultos, mayores de 18 años, han de esperar a tener la tarjeta de solicitante de protección internacional para poder tener acceso a la tarjeta sanitaria. Igualmente han de estar empadronados y presentar un volante de empadronamiento.

4. Ayudas sociales

En relación a posibles prestaciones sociales, deberá dirigirse al Ayuntamiento al cual pertenece su zona si está empadronado, e igualmente a Caritas, Cruz Roja, ACCEM y CEAR.