Hoy les hablaré de la castaña, un ingrediente muy buscado en otoño, pero muy común en esta época. Es muy habitual pasear por las calles de la ciudad y encontrar puestecillos de castañas asadas , buenisimas :).

BENEFICIOS:

Las castañas se consideran un fruto seco, pero por su composición nutricional está, en realidad, más cerca de los cereales. Sus abundantes hidratos de carbono, son en su mayor parte almidones, esto hace que el índice glucémico sea medio bajo entre 26 y 65 según las tablas que se consulten.

En otras palabras aumenta el nivel glucémico en sangre lentamente, es un aporte de energía continuo excelente para niños y deportistas, recomendada también para dietas de control de peso, rica en antioxidantes como la vitamina C.

La castaña han pasado de ser comida de gente humilde, a ingrediente estrella de los grandes chefs y es que ¡ESTÁ DE MODA!

Hoy en día se pueden encontrar frescas, cocidas al natural y peladas en lata, al vacío y aunque es menos común, también congeladas.

Los productos elaborados con ellas como mermeladas, purés, relleno de aves, y como no, el marrón glacé que casa muy bien con las setas, la cebolla pochada, el ajo, el puerro y la calabaza.

En fin, que podríamos hablar más ampliamente de las castañas y sus propiedades pero aquí os dejo mi pequeña aportación y una recetilla muy fácil para que la hagan y que espero que la disfrutéis ;). Ya saben si tienen alguna duda me podéis escribir y estaré encantada de ayudaros.

Crepe con praliné de castaña

INGREDIENTES:

Para las crepes

  • 3 huevos L
  • 150ml de agua
  • 150ml de leche
  • 300gr de harina
  • 1 pizca de sal
  • 5gr de azúcar
  • unas gotas de esencia de vainilla

Para el praliné

  • 500gr de castañas (o es su defecto el puré listo que os recomiendo abajo)
  • 200ml de agua (2 vasos)
  • 1 vaina de vainilla
  • 1 chorro de aceite de girasol

NOTA ALTERNATIVA:

Si no queréis utilizar castañas naturales, podéis utilizar algunos de los estos dos productos:

Puré de castañas de la marca CUEVAS CHEF lo podéis conseguir en MAKRO o CARREFOUR (Comprar dos botes porque viene en 245gr)

Crema de castañas Clement en el 500 gramos que también lo pueden encontrar en CARREFOUR.

Empezamos haciendo la masa de las crepes. En el vaso de un “turmix”, poner los huevos, el agua, la leche, el azúcar, la sal y la vainilla y batir unos segundos hasta obtener una masa espumosa. Incorporar la harina poco a poco y seguir batiendo. La masa no debe tener “grumitos”. Tapamos y dejamos reposar en nevera durante 10 minutos.

Después, para el praliné:

Hacemos pequeños cortes en cruz a la castaña. Precalentamos el horno a 200grados y las horneamos en una bandeja durante 20/25 minutos.

Retiramos del horno y dejamos que se enfríen y las pelamos (si es necesario, se puede usar un cuchillo para ayudar a pelar las castañas).

En una olla, ponemos el agua, el azúcar y el relleno de la vaina de vainilla. Cuando rompa a hervir, añadimos las castañas troceadas y dejamos cocer a fuego medio hasta que almibar se haya caramelizado.

Por último, trituramos la preparación hasta obtener una crema untuosa, y si fuese necesario, añadimos un poco de aceite de girasol para darle más suavidad.

Para hacer las crepes:

Calentamos una sartén antiadherente a fuego medio, en el centro vertemos unas gotas de aceite y con una servilleta de papel esparcimos por toda la sartén.

Sacamos la preparación de la nevera y lo removemos bien con un cacito. Se vierte un cacito de preparación en el centro y con un movimiento circular de muñeca extendemos la masa por toda la superficie. Pasado unos segundos (se puede pasar una espátula lisa por debajo para despegar el crepe) le damos la vuelta unos segundos más. Repetir hasta agotar la masa de crepes.

Ahora que tenemos los crepes hechos, untamos un poco de praliné de castaña, enrollamos y….. a disfrutar 🙂

¡Dejarme vuestros comentarios aquí abajo si tenéis alguna duda!