NAVIDAD PARAGUAYA

La Navidad en Paraguay es única, tan colorida y con sus típicos aromas a flor de coco, de melón, mango, piñas, sandías que ya nos dan la pista que ya ¡Se acerca la NAVIDAD!

Aunque no es nuestra tradición, ya está bastante arraigada la idea del arbolito y el famoso Papá Noel, eso sí, con nuestro tradicional ​pesebre, ​​ en España conocido como el Belén. El día 24 de diciembre, víspera de Navidad, se celebra la cena de nochebuena, la familia se reúne en la casa GRANDE (de los padres o abuelos). La gente del interior que vive, estudia o trabaja en la capital viaja a su “valle” o pueblo, esta es una postal muy típica en la época de navidad. 

Para la cena, lo más común es hacer mucha comida y dejarlo para el día siguiente (25 de diciembre). En la mesa no suelen faltar la sopa paraguaya, carnes asadas al tatakua (horno de barro) pollos rellenos, y otras delicias. Y cuando llegan las 12:00 se oyen petardos por todas partes, brindar y saludar a los vecinos es lo más típico. 

Muchos tienen la tradición de rezar y cantar en familia ante el pesebre, al día siguiente el 25 se acostumbra a pasar en familia, o ir a algún balneario o arroyo a pasar el día, ya que normalmente ¡hace muchísimo calor!

Clericó

El clericó en Paraguay es la bebida típica de las fiestas de fin año, se sirve frío y con abundante fruta variada, contiene vino, zumo de naranja, azúcar, lo más típico es con vino y Fanta de naranja y hielo. Se aceptan variantes, ya que estamos en un país distinto, podemos adaptar la receta a los ingredientes de aquí (podemos utilizar vino espumoso, cava o champagne para los más sibaritas).

La Chipa Guasú

Es uno de los platos de la gastronomía paraguaya más solicitados y aceptados junto con la sopa paraguaya, es la guarnición más popular que acompaña a la mayoría de los platos, en especial a las carnes, no hay fiesta o reunión en la que no haya un buen plato de chipa guasu, los que vivimos fuera de Paraguay podemos usar choclo (maíz) en lata o maíz congelado. Si usas maíz congelado, primero descongela y deja que suelte toda el agua en un colador, para reemplazar el queso “Paraguay” se puede usar un queso tierno tipo mozzarella o se puede utilizar Edam, queso semicurado, (la verdad el tipo de queso es a gusto de cada uno, estas son mis sugerencias), se acostumbra a comerlo tibio o caliente, pero se puede comer también una vez frío, de todas las formas (heterei) está riquísima!!

La sopa paraguaya

Hay varias versiones de la “historia de la Sopa Paraguaya” y ésta la que más se cuenta. La leyenda dice que el presidente, Don Carlos A. López había invitado a almorzar a un embajador extranjero y pidió que le hicieran su receta favorita, una especie de sopa “crema de maíz”, pero en su cocción la cocinera se distrajo (estaba cotilleando), y el líquido de la olla se secó más de lo debido, quedando esa crema como una polenta firme. Cuando sirvieron esta “sopa” a la mesa el extranjero le dijo que eso no era una sopa, y Don Carlos que era muy terco le respondió que esa era la SOPA PARAGUAYA.

¿Te gustaría aprender mi receta?

Quizás no sea la receta original o tradicional, pero está adaptada para que puedas hacerlo desde cualquier parte del mundo.

Receta de Doña Angélica Franco (mi madre)

  • 500 g de harina de maíz amarillo
  • 200 g de queso (gouda, mozzarella, queso semi curado, etc.)
  • 4 huevos
  • 200 g de mantequilla
  • 100 g de aceite de girasol
  • 1 taza de leche
  • 1⁄2 vaso de agua
  • 1 cebolla grande
  • sal a gusto

Preparación_

  1. Precalentar el horno a 200oC
  2. Cortar la cebolla en juliana y pochar en el aceite,
  3. Batir el huevo con la mantequilla blanda
  4. Añadir la harina de maíz, la sal, la leche a temperatura ambiente el agua y la cebolla pochada junto con el aceite y mezclar bien hasta obtener una masa homogénea.
  5. En una bandeja rectangular echamos un poquito de aceite de girasol para que no se pegue la masa, vertemos nuestra preparación en la bandeja.

SopaParaguaya SopaParaguaya

Sopa paraguaya Doña Angélica Franco (mi madre)

“La mejor receta de cada familia está guardada por las madres o abuelas de cada uno”. Ninguna receta es comparable a las recetas de esas grandes mujeres u hombres, porque también hay que decirlo, muchos hombres hoy en día se acoplan a la cocina en grandes celebraciones.

¡FELIZ NAVIDAD!