Entre muchos tesoros que nos deja el otoño tenemos a la Ipomoea batatas, o comúnmente conocida como boniato o batata, que no sólo se pueden preparar asadas, sino que también se pueden hacer snacks, platos dulces y salados, es una auténtica maravilla, es uno de los productos más versátiles de la cocina.

BENEFICIOS Y PROPIEDADES:

Tiene una infinidad de propiedades: un boniato crudo contiene agua (77%), carbohidratos (20,1%), proteínas (1,6%), fibra (3%) y casi ninguna grasa. Pero, sobre todo, el boniato naranja es extraordinariamente rico en betacaroteno, que es muy eficaz para elevar los niveles sanguíneos de vitamina A, especialmente en los niños.

El principal componente del boniato es el almidón, que constituye el 53% del contenido total de carbohidratos. Los azúcares simples, como la glucosa, la fructosa, la sacarosa y la maltosa forman el otro 32% del contenido en carbohidratos. Dado su índice glucémico relativamente alto, los diabéticos lo tienen que consumir en cantidades muy moderadas.

Ahora con el frío, podemos preparar una deliciosa crema de batata con leche de coco, ¡una auténtica delicia!, pero yo os traigo un plato dulce que es lo que más nos gusta 😉

Tortitas de BATATA

  • 350 g de puré de batata asada
  • 60 g de mantequilla pomada o a temperatura ambiente
  • 250 g de leche
  • 2 huevos
  • 200 g harina
  • 1 cucharadita de levadura química (10 g)
  • 1 pizca de nuez moscada
  • 1 pizca de sal
  • 200 g jarabe de arce

PREPARACIÓN:

Ponemos en una jarra de túrmix  (o en cualquier procesador) el puré de batata, la leche, la mantequilla, los huevos, la harina, la levadura química, la sal y la nuez moscada, mezclamos bien con la túrmix (o cualquier procesador), hasta que la masa esté homogénea y luego dejamos reposar durante 30 min.

Calentamos una sartén a fuego medio engrasamos con mantequilla, se vierte un cucharón pequeño de masa y se deja 1-2 minutos, hasta que empiecen a abrirse las burbujas de la superficie, damos la vuelta a la tortita y dejamos que se haga 1 minuto más. En cuanto esté lista se ponen la tortita en un plato y la cubrimos para mantenerla caliente, repetimos la operación hasta terminar toda la masa.

Servirlas calientes, regadas con el sirope de arce y a disfrutar 🙂

Ah! y si tenéis alguna duda, dejarme un comentario y os ayudaré encantada. ¡Hasta la siguiente receta!